h1

Cárceles de película

19 julio 2009

Desde que el hombre vive en sociedad, se ha regido por unas normas de convivencia adoptadas de forma democrática o impuestas por el líder. Como no todo el mundo ha estado dispuesto a respetarlas, ha sido necesario un código que castigue al que las infringe. El castigo debía dar solución al problema, dependiendo de la gravedad de la falta. Al principio no existían las cárceles por motivos evidentes: no es práctico mantener a los fuera de la ley, entendiendo el mantenimiento como el suministro de alimentos, ropa y protección ante los peligros. El que no estuviera dispuesto a convivir en armonía, debía irse de la tribu. La creación de presidios no fue hasta mucho tiempo después. Las cárceles como las conocemos hoy –con muchísimas variaciones- son producto del siglo XIX. En un principio, eran lugares de confinamiento del sospechoso, nada más ser detenido, en espera de que se le aplicara el castigo, para que no se escapara tras el arresto. Después se le sancionaba y podía ser con la muerte, el exilio, castigos físicos, multas, o bien quedar en libertad. Hoy en día, la cárcel, con la pena de privación de libertad, es un castigo en sí.

esposas

Las prisiones son organizaciones estatales destinadas al encarcelamiento de presos mientras dura su pena privativa de libertad. En los países democráticos, este encarcelamiento va necesariamente precedido de un juicio con todas las garantías para el acusado. Sólo hay una circunstancia en la que el encarcelamiento es previo al juicio, la prisión preventiva. Cuando un presunto delincuente es detenido y hay fundadas sospechas de que podría escapar, manipular o hacer desaparecer pruebas y también por el carácter de alarma social del delito del que se le acusa, el sospechoso es confinado en una cárcel en espera de juicio. Esta prisión preventiva no puede tener carácter indefinido, y variará según el sistema judicial de cada país. Si tras el juicio, el acusado es declarado culpable, el tiempo que haya pasado en prisión preventiva se descontará del total de la pena. Si es declarado inocente, en fin, “mala suerte”. Quiero decir con esto, que ni siquiera hay indemnización, porque no es considerado un error judicial, en cuyo caso sí habría indemnización –que variará a partir de cero, dependiendo del país-. El objetivo de la pena de prisión es múltiple: es un castigo por el delito cometido, pero –y siempre en el caso de los países democráticos- también consiste en un tratamiento de reinserción en la sociedad con el fin de que el preso excarcelado se convierta en un miembro que pueda ser socializado –desgraciadamente, no siempre se consigue-. De este supuesto hay que excluir el castigo de pena de muerte, por razones obvias, en los sistemas judiciales que cuentan con ello. En estos casos, se considera que el condenado no tiene posibilidad de reinserción.

Al  grupo de presos que se encuentran en situación de privación de libertad por cometer algún delito hay que añadir la figura del prisionero de guerra. Son soldados que han sido capturados por el enemigo durante una guerra –puede darse el caso de ser detenido inmediatamente terminada la guerra, entre los vencidos- . Existen unas leyes especiales para estos casos y es muy importante la intervención de la diplomacia de los países afectados. Los convenios de Ginebra son acuerdos internacionales que regulan el trato humanitario a los soldados hechos prisioneros; entre otras cosas, prohíbe las torturas.

El cine se ha hecho eco de los casos de pena de prisión, como de casi todos los temas que puedan presentar algún interés.

CADENA PERPETUA

Morgan Freeman y Tim Robbins en el patio de la cárcel

Morgan Freeman y Tim Robbins en el patio de la cárcel

Un hombre es condenado a cadena perpetua por el asesinato de su mujer. La película narra una gran historia de amistad entre dos presos obligados a compartir su destino. La realización está magistralmente resuelta por un director casi inexperto. Ha dirigido muy pocas películas y se ha dedicado casi exclusivamente a obras de Stephen King, como La milla verde, La niebla; a mi parecer, bastante  mediocres; pero parece hacer una excepción en esta película que fue nominada a siete oscars  y acabó por no llevarse ninguno –Forrest Gump arrasó-. Quizás sea todo gracias a Tim Robbins y a Morgan Freeman, pero el resultado de la películas es simplemente perfecto. Demasiado para estar basado en un relato de Stephen King.  Estar en la cárcel, al principio da miedo, luego rabia, más tarde te resignas y, si estás es el tiempo suficiente, termina por convertirse en tu casa. Sólo te salva el tener un buen amigo. Eso lo sabe bien “Red” –Morgan Freeman-.

Rita Hayworth da título a la película

Rita Hayworth da título a la novela

El director pensó en Brad Pitt para un papel secundario –que terminaría por hacer Gill Bellows, el “supernovio” de Ally McBeal en la serie-, un año antes de que nos asombrara con Seven.  En una escena, Tim Robbins le pregunta a Morgan Freeman que por qué le llaman “Red”; él contesta que será porque es irlandés. Parece una broma, pero en el libro de Stephen  King, el personaje es un irlandés pelirrojo. Al director le debió parecer simpático dejar la conversación tal cual está en la novela. El primer actor en quien se pensó para hacer el personaje principal –Andy Dufresne- fue Tom Hanks. Tuvo que rechazarlo porque estaba rodando Forrest Gump. Curiosamente, ganaría el Oscar, quién sabe si lo hubiera conseguido si hubiera protagonizado Cadena Perpetua. Hay dos reclusos de nombres Heywood y Floyd. En la película 2001: una odisea del espacio, hay un personaje llamado Heywood Floyd, ¿coincidencia? Parece difícil.

Título original: The Shawshank redemption.

Dirección: Frank Darabont

Intérpretes: Tim Robbins y Morgan Freeman.

Año: 1994.

Oscar: 7 nominaciones.

LA GRAN EVASIÓN

¡A la nevera!

¡A la nevera!

Esta película cuenta la vida de un grupo de soldados en un campo nazi de prisioneros. Un oficial traza un plan de fuga. A simple vista, parece una película simplona en la que los prisioneros se lo pasan estupendamente esperando una fuga que casi da pereza. Pero es una divertidísima película de acción, comedia, drama; una película de camaradería. La banda sonora nos indica que no es un simple drama lo que estamos viendo. Corre a cargo de Elmer Bernstein, que también es el responsable de las bandas sonoras de El hombre del brazo de oro, Los siete magníficos, Matar a un ruiseñor, Como un torrente y Los diez mandamientos, entre más de doscientas películas. Presenta una imagen amable de los nazis, no son tan crueles como se nos muestra en otras historias. Mantiene la tensión a lo largo de toda la película –casi tres horas-. La preparación de la fuga y su puesta en marcha son una trepidante locura en la que todos participan, vayan a fugarse o no. La organización es tremenda. La película cuenta con un magnífico reparto. Aunque basada en hechos reales, sospecho que el guionista se ha tomado unas cuantas licencias para hacer esta simpática comedia que pretende entretener. Las pretensiones se superaron con creces. Los auténticos presos cavaron un túnel de más de 100 metros. Escaparon 76 soldados; 50 fueron abatidos a disparos, 23 fueron de nuevo capturados. Consiguieron escapar tres. La película está basada en la novela de Paul Brickhill, un prisionero que vivió en el campo nazi y colaboró en la fuga, aunque él no escapó. Richard Attenborough y Donald Pleasence fueron soldados en la Segunda Guerra Mundial. El segundo fue prisionero, lo mismo que en la película.

Steve McQueen se persigue a sí mismo

Steve McQueen se persigue a sí mismo

En la persecución en moto, Steve McQueen, no sólo se interpreta a sí mismo, sino también a su perseguidor. Digamos que se persigue él mismo. Esta escena fue una condición de McQueen para demostrar su maestría conduciendo una motocicleta. Durante los días en que se rodó la película, fue detenido por la policía por exceso de velocidad. Y ahora, un “cotilleo”: David McCallum y Charles Bronson participaron en la película. El segundo le dijo al primero: “te voy a robar la esposa”. Dicho y hecho.  Unos años después, la esposa de McCallum se divorció para casarse con Charles Bronson.

Título original: The great escape.

Dirección: John Sturges.

Intérpretes: Steve McQueen, James Gardner, Richard Attenborough, Charles Bronson y James Coburn.

Año: 1963.

Oscar: 3 nominaciones.

TRAIDOR EN EL INFIERNO

Reparto de correo

Reparto de correo

Película delirante de principio a fin. Curioso, si se tiene en cuenta que es un drama. Lo mismo que ocurre en la película anterior, cuenta la historia de un grupo de soldados estadounidenses –aviadores- en un campo de prisioneros en la Alemania nazi. Dos soldados intentan escapar y son abatidos por los guardias del campo. Este detalle y algunos otros hacen sospechar a los prisioneros que entre ellos hay un traidor. Para saber lo que sucede a partir de este momento, hay que ver la película. La recomiendo a todos los que no la hayan visto. El papel principal iba a ser interpretado por  Charlton Heston, pero era un personaje demasiado cínico y se descartó esta elección. En segundo lugar se propuso a Kirk Douglas, pero éste tampoco aceptó. Parecía que no era un papel a gusto de nadie. El director pensó que le iría bien a William Holden, que pidió suavizar un poco su personaje. No lo  consiguió, pero terminó por aceptarlo, fue una imposición de la productora Paramount.

¿Quién es el traidor?

¿Quién es el traidor?

Magnífica su actuación, que le valió el Oscar al mejor actor. Su discurso, al aceptar el premio, fue el más corto de la historia de los Oscars. Dijo, simplemente, “gracias”. Nominada estuvo la dirección de Billy Wilder pero ganó Fred Zinnemann por su película De aquí a la eternidad.

El sospechoso es un sargento -todos lo son en el campo- frío y un tanto cínico. “Si os vuelvo a ver, finjamos que nunca nos hemos conocido”, dice Holden a sus compañeros.

Título original: Stalag 17.

Dirección: Billy Wilder.

Intérpretes: William Holden, Otto Preminger, Don Taylor y Peter Graves.

Año: 1953

Oscar: 1 premio. William Holden (mejor actor) y 2 nominaciones.

PAPILLON

Los dormitorios

Los dormitorios

Narra la historia de un hombre acusado de asesinato que es enviado a una prisión en la Guayana francesa. Allí traba amistad con otro preso en un intento desesperado de ambos por sobrevivir. Papillon le dará protección a cambio de dinero que le ha prometido el débil Dega al salir de la cárcel. Una perfecta simbiosis entre dos hombres desesperados por salir de aquel infierno. La única idea de Papillon es escapar.  No le importa si muere en el intento, incluso eso será mejor que seguir encarcelado en uno de los más duros presidios que haya existido jamás. Franklin J. Schaffner, director de películas como “Patton”, “El planeta de los simios”, “Nicolás y Alejandra” o “Los niños del Brasil”, entre otras, tiene en “Papillon”, quizás su mejor película, que cuenta con el guionista Dalton Trumbo. Este magnífico guionista cuenta en su haber películas como “Me casé con una bruja”, “Treinta segundos sobre Tokio” y “El sol sale mañana”, película de 1945. Desaparece de escena debido a la persecución que sufrió durante la Caza de Brujas llevada a cabo por McCarthy. Durante años trabajó bajo distintos pseudónimos, hasta que, en 1960, Kirk Douglas, como productor ejecutivo, se atreve a plantar cara al sistema y “Espartaco” lleva en sus créditos el nombre de Dalton Trumbo, merecido homenaje. A partir de ese momento, y ya con su nombre, hace los guiones de películas  como “Exodo”, “Castillos de arena”, “El hombre de Kiev”, “Johnny cogió su fusil” o “Papillon”. Bajo pseudónimo, es el responsable del guión de “El demonio de las armas”, “Vacaciones en Roma”, “Consejo de guerra a Billy Mitchel” y “Cowboy”, además de otras cuantas.

El desgaste físico es más evidente que el psíquico

El desgaste físico es más evidente que el psíquico

Es destacable también la banda sonora, compuesta por Jerry Goldsmith. Sería difícil elegir alguna obra entre todas las que compuso, que fueron más de doscientas bandas sonoras, desde que tuvo veintidós años hasta su muerte. En cuanto a los actores, eligió a dos de los más cotizados del momento: Steve McQueen y Dustin Hoffman. La colaboración de todos estos grandes profesionales, hace de “Papillon” una gran película.

Título original: Papillon.

Dirección: Franklin J. Schaffer.

Intérpretes: Steve McQueen y Dustin Hoffman.

Año: 1973.

Oscar: 2 nominaciones.

EL EXPRESO DE MEDIANOCHE

Momento en que es detenido en el aeropuerto, cuando ya volvía a casa

Momento en que es detenido en el aeropuerto, cuando ya volvía a casa

Durísima película que narra una historia real en la que un joven estadounidense es detenido en el aeropuerto de Estambul cuando va a volver a casa con droga escondida en el cuerpo. Es condenado a treinta años de cárcel para que sirva de escarmiento. El tráfico de drogas es uno de los delitos más despreciables en Turquía. Un solo año de cárcel en aquellas prisiones turcas en los años 70 es peor que cualquier cadena perpetua en otra cárcel. La degradación física y mental que sufre el protagonista está a punto de convertirlo en un animal, lo mismo que al resto de sus compañeros presos. Estremecedora de principio a fin, la fotografía acompaña con maestría la narración de la historia, sucia, dura.

Este aspecto mostraba tras un tiempo en la cárcel turca

Este aspecto mostraba tras un tiempo en la cárcel turca

La tortura y la muerte son algo cotidiano. La banda sonora de Moroder, muy adecuada para la historia que se está narrando, llega a ser machaconamente agobiante. El film de Alan Parker impactó al mundo entero con esta terrorífica historia. Años después, el protagonista real de esta historia viajó a Turquía para disculparse por la imagen que se dio de Turquía con esta película, quizás porque había sido excesivamente “novelada”, no entiendo si no el porqué de la disculpa.

Hay que ir contracorriente para no volverse loco

Hay que ir contracorriente para no volverse loco

Título original: Midnight express.

Dirección: Alan Parker.

Intérpretes: Brad Davis, John Hurt, Bo Hopkins y Randy Quaid.

Año: 1978.

Oscar: 2 premios. Giorgio Moroder (banda sonora) y Oliver Stone (guión) y 4 nominaciones.

EL HOMBRE DE ALCATRAZ

El pájaro le devuelve la esperanza

El pájaro le devuelve la esperanza

De nuevo una historia real nos impresiona por su inverosimilitud. Un hombre es condenado a doce años de cárcel por asesinato. Dentro de la prisión, mata a un guardia, por lo que es condenado a muerte. Sólo la tenacidad de su anciana madre consigue –gracias a la intervención del presidente Woodrow Wilson- conmutar esa pena por cadena perpetua, pero hay una pega; tendrá que estar incomunicado de por vida, no podrá hablar con ningún preso, ni comer, ni pasear con ellos. Tendrá que vivir recluido en una celda de cinco o seis metros cuadrados, paseando un rato por el patio. Allí encuentra un día una cría de gorrión caído de un árbol y lo recoge para cuidarlo. Comienza así la odisea de este preso cuyo único aliciente para seguir viviendo es ese pájaro. Sólo encuentro un desacierto en el planteamiento de esta película; que parezca una injusticia aumentar la pena del preso por matar al guardia. Pidió un favor al guardia y no se lo concedió. ¿Eso justifica un asesinato? “La cárcel es un hervidero de desesperanza”, dice la voz en off de la película; a lo que yo añado que mucho más cuando la condena es cadena perpetua, ¿de qué vale hacer planes? El protagonista, Burt Lancaster, es un hombre frío, cruel e injusto en algunas ocasiones, él mismo lo reconoce. El alcaide, Karl Malden, no es la persona desalmada que esperábamos encontrar, sino un funcionario que se guía por las normas, es el preso el que se rebela contra esto.

La celda de Alcatraz convertida en pajarería

La celda de Alcatraz convertida en pajarería

El rodaje en blanco y negro, en 1962, nos ayuda a adentrarnos en las entrañas de una prisión como Alcatraz, gris. El discurrir de la película es lento, se trata de alguien que va a pasar toda la vida en la cárcel, no tiene prisa, el tiempo no tiene ningún significado para él. ¿Qué más da si han pasado treinta años? La condena no tiene fin.

Música de Berstein, dirección de Frankenheimer, interpretación de Burt Lancaster y Karl Malden. ¿Alguien puede dudar del resultado de esta película?

Título original: Birdman of Alcatraz.

Dirección: John Frankenheimer.

Intérpretes: Burt Lancaster, Karl Malden, Telly Savalas, Thelma Ritter y Edmund O’Brien.

Año: 1962.

Oscar: 4 nominaciones.

LA EVASIÓN

La forma menos sofisticada de escaparse

La forma menos sofisticada de escaparse

Un joven acusado de haber intentado matar a su mujer es encerrado en una celda junto a otros cuatro reclusos que preparan una fuga. Se ven obligados a explicarle sus planes – o abortar el proyecto- y él participa gustoso con el fin de evadirse también. El sistema –como casi siempre- es hacer un agujero.  Película francesa de los sesenta; brilla por su sobriedad que la hace tan real, casi parece un documental. Los personajes están dibujados con gran realismo. Los presos son los que seguramente uno encontraría en una cárcel, gente bastante normal en su comportamiento aunque estén encerrados por ladrones o por asesinos. También los carceleros son creíbles, no odian ni torturan a los presos, con los que tienen un trato bastante cordial, son casi compañeros de trabajo, a los que ven todos los días y con quienes comparten su jornada. La elección del rodaje en blanco y negro es crucial para la historia que relata, así como la ausencia de música. Todo es bastante gris; los presos no  van uniformados. Trabajan –si quieren-, cuentan con servicio de mantenimiento en las celdas –en una de las escenas reciben la visita de unos fontaneros que les arreglan el grifo, esperando una propina de los presos-. Es como una comunidad de vecinos. Lo único que no les permiten, obviamente, es escaparse.

Encontraron la salida

Encontraron la salida

La película carece de sustos y suspense mientras hacen el agujero de fuga. No tiene efectos especiales, pero no los necesita. La historia está perfectamente narrada. El plan de fuga no es algo muy elaborado, como vemos en otras películas, es un sencillo agujero. Seguramente, lo que todos intentaríamos hacer si planeáramos una fuga. El argumento es extremadamente sencillo y los actores, poco conocidos, algunos no profesionales, pero la película está muy bien resuelta.

Título original: Le trou.

Dirección: Jacques Becker.

Intérpretes: Michel Constantin, Jean Keraudy, Philippe Leroy, Raymond Meunier y Marc Michel.

Año: 1960.

EVASIÓN O VICTORIA

Un campo de concentración es buen sitio para echar un partidito

Un campo de concentración es buen sitio para echar un partidito

Nos encontramos ante una película, sobre todo, divertida. Es alegre, colorista, ruidosa. Nada que ver con otras películas sobre campos de concentración y prisioneros. Es curioso que estuvieran juntos, sirve para desarrollar el argumento de la película. La acción se sitúa en un campo alemán en Paris. Unos prisioneros juegan al fútbol –de nuevo nos encontramos en un campo de concentración en el que lo pasan estupendamente-. Un oficial alemán, muy aficionado a ese deporte, lo ve y se le ocurre la idea de organizar un partido entre la selección alemana y una selección de prisioneros. Éstos acceden pensando en una fuga durante el partido. Buena exhibición de jugadores como Pelé, Ardiles o Bobby Moore -¡qué suerte que, casualmente, estuvieran todos ellos presos en ese campo!-. La película hace un magnífico homenaje a la actuación de la resistencia francesa. El argumento es un poco disparatado, propio de una comedia –en definitiva, eso es-, al plantearse los jugadores si escaparse o jugar el partido hasta el final, sólo por comprobar si serán capaces de ganar a la selección alemana. Lo dicho, un disparate, pero divertido.

Esto es una afición entregada

Esto es una afición entregada

La película está dirigida por John Huston, una de las últimas que hizo –aunque aún nos deleitaría con “El honor de los Prizzi”-. Coincide en esta película con Michael Caine, con el que también trabajó en El hombre que pudo reinar”, con tan magnífico resultado. Además de los ya mencionados, también actúa Max Von Sydow, en el papel de oficial alemán organizador del evento. La película, además de divertida es esperanzadora, emocionante, ensalza valores humanos como la solidaridad, el altruismo, el heroísmo y, al ser una comedia, los alemanes no son tan malos.

Título original: Victory.

Dirección: John Huston.

Intérpretes: Michael Caine, Max Von Sydow, Sylvester Stallone, Pelé, Ardiles y Booby Moore.

Año: 1981.

BRUBAKER

Y al que se porte mal...

Y al que se porte mal...

A la prisión llega un nuevo alcaide lleno de ideas para renovar, no sólo esa cárcel, sino todo el sistema carcelario con el fin de hacerlo más humano y evitar la tremenda corrupción que se esconde tras sus muros por parte de la administración, unos, por acción y otros, por dejación. Dura y difícil empresa en la que se encontrará zancadillas políticas. Para conocer de primera mano las condiciones en que viven los presos, decide entrar en la cárcel haciéndose pasar por uno de ellos; nadie conoce la verdad allí, ni el alcaide, ni los funcionarios, ni los internos.  Pasado un tiempo, destapará la verdad ante la sorpresa de todos. Es una durísima crítica al sistema carcelario. Nadie quiere cambiar las cosas. Todos sacan un pellizco y no están dispuestos a renunciar a él y sobre todo, no están dispuestos a que se sepa fuera de su ámbito. El nuevo alcaide, joven, inexperto, parece un joven profesor que se enfrente a una clase de alumnos rebeldes, cargado con ideas renovadoras para intentar cambiar lo que parece inamovible.

El alcaide de incógnito entre los reclusos

El alcaide de incógnito entre los reclusos

Además de la crítica política y social, la película está destinada a lucir al estupendo Robert Redford, llena de primeros planos suyos. Acapara toda la atención, aunque ya despunta Morgan Freeman, casi en su primera película, que lo dibuja como lo que será: un magnífico actor. También hace un buen papel  Yaphet Kotto, como preso de confianza del alcaide. Éste actor ya había sido un magnífico secundario en varias películas, aunque fue con “Brubaker” como se ganó el reconocimiento del público. El director, Stuart Rosenberg, dirigió en cuatro ocasiones a Paul Newman – “Con el agua al cuello”, “Los indeseables”, “Hombre de hoy” y “La leyenda del indomable”, también de cárceles- pero para ésta película prefirió al que siempre se ha considerado un compañero de Newman, Robert Redford –curioso emparejamiento que parece estar en la mente de todos aunque sólo coincidieron en “El golpe” y “Dos hombres y un destino”. Al final de su carrera, Paul Newman deseaba volver a trabajar con Redford en una película, pero no tuvo ocasión de hacerlo. Un cáncer de pulmón se lo impidió, Murió el 26 de septiembre de 2008-.

Título original: Brubaker.

Dirección: Stuart Rosenberg.

Intérpretes: Robert Redford, Yaphet Kotto, Morgan Freeman, Jane Alexander y David Keith.

Año: 1980.

Oscar: 1 nominación.

 TRUHANES

Pacto entre caballeros

Pacto entre caballeros

Esta comedia carcelaria consta de dos partes claramente diferenciadas. Al principio vemos cómo un hombre de negocios da con sus huesos en la cárcel por un “asuntillo” de dinero. En ese ambiente tan hostil y tan ajeno a él, se ve en la necesidad de protección por parte de uno de los presos, Ginés Giménez (Paco Rabal), un ratero. Se crea entre ellos una especie de sociedad de mutuo acuerdo para protegerse: Ginés a Gonzalo, mientras estén en la cárcel, y al revés cuando estén fuera.  Los dos son sinceros cuando se ofrecen esa simbiosis. Y pasamos a la segunda parte. Ya están los dos en la calle y parece que Gonzalo no está por la labor de devolver el favor, sobre todo porque Ginés llega a convertirse en su peor pesadilla. Tan fuera del agua está Ginés en el mundo de Gonzalo como lo estaba éste en la cárcel. A partir de este momento, se suceden las situaciones más dantescas que quepa imaginar.

En la calle, las cosas so diferentes

En la calle, las cosas son diferentes

Dos buenos actores para esta comedia dramática. Siempre me gustó el Paco Rabal de la vejez, cuando dejó de hacer de galán. No me gusta demasiado el Rabal de los inicios, que al final llegó a ser un buen actor. Arturo Fernández hace un magnífico papel, un poco apartado del estereotipo que creó o que crearon para él, el hombre que las enamora a todas. Me parece más creíble este papel.

Título original: Truhanes.

Dirección: Miguel Hermoso.

Intérpretes: Paco Rabal y Arturo Fernández.

Año: 1983.

EN EL NOMBRE DEL PADRE

Momento del interrogatorio

Momento del interrogatorio

La película se sitúa en Belfast, en los años 70, en una Irlanda sacudida por el terrorismo del IRA. Sin estos antecedentes, nunca hubiera sucedido tal historia, basada en hechos reales, a la que se llamó “los cuatro de Guildford“. Gerry y sus amigos son un grupo de jóvenes irlandeses que sólo piensan en divertirse, pero se encuentran en el momento equivocado y en el lugar equivocado. Son detenidos en Inglaterra acusados de terrorismo, no sólo él y sus amigos, también su padre, un hombre tranquilo que lo último en lo que piensa es en meterse en líos. Tras los durísimos interrogatorios, los chicos confiesan y son condenados a cadena perpetua. La vida de Gerry (Daniel Day-Lewis) y su padre en la cárcel es terrorífica, más aún sabiendo que son inocentes. Uno error que la justicia subsanó, sólo en parte, muchos años después, cuando el primer ministro Tony Blair pidió disculpas a la familia Conlon. Dentro de la cárcel, la relación entre el padre y el hijo va evolucionando de una forma muy distinta a como lo hubiera hecho en libertad. El padre, en apariencia débil, es quien da a su hijo la fortaleza que necesita. El joven alocado empieza a conocer de verdad a su padre.

En la cárcel son dos compañeros

En la cárcel son dos compañeros

La película tiene un gran valor político y artístico. Daniel Day-Lewis hace una gran interpretación, sólo superada en Gangs of New York (2002).

Título original: In the name of the father.

Dirección:  Jim Sheridan.

Intérpretes: Daniel Day-Lewis y Pete Postlethwaite.

Año: 1993.

Oscar: 7 nominaciones.

Alicia.

About these ads

16 comentarios

  1. Brillante, como siempre, en tu selección Alicia. La verdad espero tus artículos con sincero interés. ¿Que decir de obras maestras como Cadena Perpetua, La gran Evasión o Papillón? Absolutamente geniales. Como parece que en esto de los blogs hay que ser siempre un poco puntilloso te pondré un pero: hecho en falta La fuga de Alcatraz con Eastwood de protagonista. Tal vez también American History X, aunque no sea una película pura de género.
    De todas formas he disfrutado leyendo tu artículo, hasta pronto y sigué así.


  2. Estoy bastante de acuerdo con la selección y análisis que has hecho -la francesa no la he visto-.

    Soy de la misma opinión de que debería figurar “Fuga de Alcatraz”, y también “La leyenda del indomable”, aunque ya la comentaste en http://cinefiloenmascarado.com/2009/02/09/%c2%bfla-vida-es-bella/.

    Me voy a permitir la libertad de sugerir algunas películas más: “Soy un fugitivo (Mervin LeRoy, 1932)”, “Muero cada amanecer (William Keighley, 1939)” y “Al rojo vivo (Raoul Walsh,1949)”. Que no os echen para atrás las fechas, las he visto recientemente y no han envejecido nada, son grandes películas.

    Por otra parte, Alicia, ya que has hecho
    http://cinefiloenmascarado.com/2009/03/21/asesinatos-en-35-mm/ (sobre asesinos en serie)

    http://cinefiloenmascarado.com/2009/04/13/y-nada-mas-que-la-verdad-el-drama-judicial-en-el-cine/

    (sobre películas de juicios)
    y ahora éste sobre cárceles, supongo que -siguiendo la progresión lógica- próximamente disfrutaremos de un artículo sobre la pena de muerte. Lo espero impaciente. :)


  3. Gracias, Galo. Da gusto tener comentaristas como tú.
    “American History X” no está en la selección porque, como bien dices, no es exactamente sobre cárceles aunque ocupe una buena parte de la película. Quizás iría mejor en una sobre bandas o algo por el estilo (o sobre la tontería humana), porque vaya panda de majaderos los pelados estos.
    En cuanto a “Fuga de Alcatraz”, debo reconocer (con un poco de vergüenza) que no es de mis películas preferidas, quizás de las que menos me gustan de Clint Eastwood (del que me gusta casi todo). Sé que una lista sin esa película queda un poco coja, pero me daba un poco de pereza volver a verla y hacer el comentario. Espero que te gusten las demás.
    Un saludo, Galo. :)

    Gracias, Carlos. De “Fuga de Alcatraz”, lo dicho a Galo. “La leyenda del indomable”, en cambio, sí que está entre mis preferidas, pero ya había hablado de ella en otro artículo y temía repetirme demasiado y parecer mitómana. También me gustan las tres películas que recomiendas, quizás me quedo con “Al rojo vivo”.
    Es curioso que comentes lo de la pena de muerte, porque estoy trabajando en ello. Puede que luego venga “vida tras la muerte” ;)


  4. Pues en películas sobre cárceles que no hayáis comentado, os diré que a mí me gustó mucho “La Milla Verde”, en la que Tom Hanks, está genial, como siempre. De las que has traído al post, creo que las he visto todas excepto “Traidor en el infierno”, y cierto es que todas son muy buenas. Quizá también eche de menos alguna sobre cárceles de mujeres, pero lo cierto es que ahora no recuerdo ninguna. Puede ser que no haya ninguna buena.

    Por lo demás, genial entrada, muy bien documentada.
    Besos.


  5. Ascen, no puedes perderte “Traidor en el infierno”. Billy Wilder nunca decepciona. No es “Con faldas y a lo loco”, pero es una comedia muy divertida. “La milla verde” me gustó bastante aunque le encuentro un defecto; los finales paranormales, tan del gusto de Stephen King, me dejan un poco fría, sobre todo cuando la película parece otra cosa. Porque ves “La guerra de las galaxias” y ya sabes que vas a encontrar platillos volantes, pero las obras de Stephen King podrían resolverse sin recurrir a diablos ni nada por el estilo. No obstante, es de las historias de King que más me han gustado. También la novela -para que veas que leo de vez en cuando ;) , a parte de la ya mencionada “Cadena perpetua”, que ya digo que ni parece de King. No he leído la novela, seguro que aparece un demonio. En cuanto a las películas de cárceles de mujeres, sospecho que todas deben ser porno. :) :) :)

    Gracias por el comentario.


  6. Lo de las porno tiene bastante base :)

    Por cierto, el próximo jueves echan en “Cuatro” la peli de Cadena Perpetua, por si alguien se anima a verla.


  7. Aprovecho para añadir un título que se me había pasado por alto: Huracán Carter, con el siempre eficiente Denzel. Por cierto, en cuanto a films carcelarios, sin entrar en ciertos generos, podeis encontrar “Carcel de mujeres” (México, 1951) en clave de comedia (no la he visto, solo la reseña) y “Sueños rotos”, con Claire Danes, Kate Beckinsale y Bill Pullman,ambientada en Tailandia.


  8. Films carcelarios femeninos, por si no queda claro.


  9. Tienes razón con “Huracán Carter”, Galo. Me gustó bastante, como casi todo lo de Denzel Washington. Si no habéis visto “Día de entrenamiento”, también de él, os la recomiendo. Hace un papel un poco distinto al que nos tiene acostumbrados, siempre tan bueno. Al hablar de “Huracán Carter”, me ha venido a la memoria otra película de boxeo que me gustó mucho aunque la vi con cierta reticencia (quizás por el título), es “Cinderella Man: El hombre que no se dejó tumbar”. La protagoniza Russell Crowe y hace un papel tan bueno como en “Una mente maravillosa”, que también me gusto mucho. El cine mejicano, como no sea de Cantinflas, que me parece genialmente cómico, la verdad es que me echa un poco atrás. el cine hispanoamericano, en general, no me gusta demasiado.
    En cuanto a “Cadena perpetua”, Ascen, yo recomendaría verla en DVD (es una película que se puede ver varias veces sin cansar”), los cortes publicitarios van mal a todas las películas, pero en algunas, como ésta, se pierde un poco el hilo, sobre todo co cortes publicitarios de 15 minutos :)
    Al final, entre todos, sacaremos películas de cárceles para hacer otro artículo.
    Gracias a todos.


  10. Voy a añadir otro título, que pensaba poner en el anterior comentario y finalmente se me pasó.
    “Hasta donde los pies me lleven”, película alemana que narra el cautiverio de un soldado alemán en un campo de concentración ruso en Siberia, y su posterior fuga y odisea atravesando media Asia.

    Por cierto, de paso comentar que el cine alemán en los últimos años está haciendo cosas de muchísima calidad. Tendríamos que copiar ciertas cosas, aquí en España el panorama me parece desolador.


  11. Carlos tiene razón. Estábamos acostumbrados a que el cine europeo fuera un poco lento (plasta, vamos), pero parece que las cosas están cambiando y Europa le hace una seria competencia a Hollywood. “La vida de los otros” narra el seguimiento de la policía de la Alemania Oriental a unos disidentes, con escuchas, micrófonos y todas esas cosas.
    Otra película alemana que también me gustó fue “Antikorper”, que cuenta la historia de un asesino en serie (que tanto me gustan a mí). Y puestos a hablar de películas de asesinos en serie, recordar una película de la que ya hablé en un artículo sobre asesinos en serie, “Crónica de un asesino en serie”, película coreana. Para que se vea que el cine de calidad se hace en muchas partes del mundo, a veces donde menos te lo esperas, como en Corea. Pero me estoy apartando del tema. Los alemanes están haciendo muy buenas películas, también sobre nazis, ahora que parece que se van quitando el estigma de la culpabilidad.


  12. Totalmente de acuerdo, “La vida de los otros” me parece magistral.
    Otra película alemana muy recomendable, y que precisamente trata el tema nazi: “La ola”.

    Desde luego, si son capaces de despojarse de los complejos, el tema nazi es un filón para hacer cine. Si los españoles no fuéramos tan guerracivilistas, tendríamos también un filón en nuestra Guerra Civil. Eso es algo que supieron explotar muy bien los americanos, con su Guerra de Secesión, en la que no se era bueno o malo por pertenecer a un bando o a otro, sino que se contaban historias ambientadas en ese momento histórico, y eso da mucho juego.

    Y… sí, llevas razón, nos hemos apartado absolutamente del asunto. (El asunto eran las cárceles, creo). :)


  13. Por cierto, hablando de films alemanes y carcelarios no se como se me ha pasado por alto “Das experiment”, basado en un hecho real. Es francamente buena y el DVD contiene un texto donde te explica lo que sucedió en realidad (obviamente el film es una dramatización). Muy recomendable.

    Un saludo.

    (Por cierto Alicia, lo que ha dado para hablar este post)


  14. Me gustó la película de la que hablas y, aunque es tremenda, es perfectamente creíble. Cuando a alguien se le da poder ilimitado sobre los demás, lo ejerce y muy duramente. Los psicólogos han hecho muchos experimentos de este tipo. En uno de ellos se pide que si alguien contesta mal en un test, les den una descarga eléctrica, de la que pueden elegir la intensidad, desde un pequeño cosquilleo hasta una descarga mortal. Más de la mitad hubiera electrocutado a su “víctima”, por el delito de haber fallado una pregunta. Cuando al final descubren que todo es mentira (afortunadamente), se excusan diciendo que un científico (llevaba bata blanca) se lo había pedido.
    ¿Somos monstruos? ¿Somos como niños que no son conscientes de sus actos? Mira lo que ocurrió en “El señor de las moscas”.
    Un saludo, galo.


  15. Pues yo no la he visto. Tengo que remediar esta laguna cuanto antes.

    Sí que da para hablar el post, sí. Ya estamos en la psicología experimental.


  16. [...] Cárceles de película [...]



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 158 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: