h1

360: Juego de destinos (“360”, 2012)

3 junio 2013

360: Juego de destinos

Dos años después de su presentación en los festivales de Toronto y Londres, y uno después de su estreno internacional, llega a España 360: Juego de destinos, del director Fernando Meirelles (Ciudad de Dios, El jardinero fiel). Aunque en los títulos de crédito no se añade ninguna referencia, se da por hecho que el guionista Peter Morgan se ha inspirado en la obra de teatro La ronda, que escribiera en 1897 el vienés Arthur Schnitzler.

Jude Law y Rachel Weisz

La historia comienza con una prostituta eslava que viaja acompañada de su hermana de Bratislava a Viena cuando tiene un cliente; el hombre de negocios que la ha contratado no acude a la cita pues decide ser fiel a su mujer Rose. En Londres, Rose se ha citado con su amante, Rui, un joven brasileño con el que quiere romper. Cuando Rui regresa a casa se encuentra una nota de su novia Laura diciéndole que sabe de su aventura y que se marcha a Brasil. En el avión Laura comparte asiento con John, un hombre maduro que viaja a Phoenix a identificar un cadáver que coincide con la descripción de su hija que lleva tiempo desaparecida.

Anthony Hopkins y Maria Flor

El vuelo tiene que hacer escala en Denver por el mal tiempo y Laura queda con John para cenar, pero mientras espera conoce a Tyler, un joven al que invita a su habitación. Laura no sabe que Tyler acaba de salir de la cárcel por un delito sexual y está en libertad condicional. Al grupo de terapia de John llega Valentina, una mujer que viene de París huyendo de su marido, Sergei, que se dedica a negocios turbios y de un jefe que, aunque está enamorado de ella, sigue las instrucciones de su Imán y no se entromete en un matrimonio que cree feliz. Sergei viaja hasta Viena con el déspota de su jefe, un mafioso ruso que espera en su hotel la llegada de una prostituta…

Lucia Siposová

Toda la magia de la película reside en el montaje, que nos va guiando por los 360 grados que sugiere el título y vamos pasando de una historia a la siguiente, para descubrir que un personaje de una de las historias, también aparece en otra, entrelazándose así una con otra, hasta cerrar el círculo de estas historias aparentemente independientes, pero que tienen en común siete grados de separación.

Ben Foster y Maria Flor

Además del montaje, es destacable la fotografía de Adriano Goldman que juega muy bien con las texturas y nos ofrece una cinematografía elegante con planos a través de las ventanas, en espejos, pantallas divididas y un montón de efectos visuales muy llamativos como las luces de la ciudad enfocadas o desenfocadas. En cuanto al reparto, en su mayoría son actores desconocidos en España y tres o cuatro nombres importantes (Anthony Hopkins, Jude Law, Rachel Weisz…), todos ellos correctos y solventes.

Vladimir Vdovichenkov y Johannes Krisch

Pero la película no es tan redonda como puede sugerir el título, hay algunos personajes y varias situaciones que resultan poco creíbles (la relación de Laura y Tyler es especialmente insólita) y las distintas historias aparentan una profundidad y una trascendencia que en realidad no tienen, intentando trasmitir conceptos básicos de la condición humana, como la complejidad del amor, el sexo, las relaciones personales o los riesgos que asumimos al tomar determinadas decisiones y el mensaje final de que debemos aprovechar las oportunidades que nos presenta la vida.

Djemel Barek y Jamel Debbouze

360: Juego de destinos tiene algunos momentos interesantes como retrato de la condición humana, pero mientras que algunas historias son fascinantes y tiernas, otras son confusas y parecen estar inacabadas.

Título original: 360.
Dirección: Fernando Meirelles.
País: Reino Unido, Austria, Francia y Brasil.
Año: 2012.
Duración: 110 min.
Género: Drama, romance.
Intérpretes: Anthony Hopkins (John), Jude Law (Michael Daly), Ben Foster (Tyler), Rachel Weisz (Rose), Moritz Bleibtreu (vendedor), Dinara Drukarova (Valentina), Maria Flor (Laura), Juliano Cazarré (Rui), Vladimir Vdovichenkov (Sergei), Lucia Siposová (Blanka), Djemel Barek (Imán), Jamel Debbouze (dentista), Danica Jurcová (Alina).
Guion: Peter Morgan; basado en la novela “La ronda”, de Arthur Schnitzler.
Producción: Andrew Eaton y David Linde.
Fotografía: Adriano Goldman.
Montaje: Daniel Rezende.
Diseño de producción: John Paul Kelly.
Distribuidora: Vértigo Films.
Calificación por edades:
 No recomendada para menores de 16 años.

Beatriz.

About these ads

2 comentarios

  1. Precisamente este sábado estuve viéndola en Tres Aguas y lo cierto es que no era lo que me esperaba. Mi valoración no es tan detallada como la tuya y, aunque estoy de acuerdo prácticamente en todo, debo decir que a mí me aburrió un poco.
    Es demasiado lenta y en un momento dado estuve a punto de dormirme. El ritmo lento y sin sobresaltos me estaba arrullando.
    Creo que me pasa como con los libros que agrupan varias historias independientes (aquí, aunque tengan protagonistas en común, las historias no tienen nada que ver una con otra) que no terminan de llenarme. Quizá son demasiado breves para transmitirme algo.
    En cuanto a los actores creo que Anthony Hopkins tiene un papel demasiado corto y poco importante: me parece que está desaprovechado; Jude Law me gustó bastante, como casi siempre; Rachel Weisz, como bien dices, correcta y me gustó mucho Ben Foster, quizá el que más. Me parece que recreó bastante bien su personaje.
    A los demás no los conozco apenas y, bueno, los papeles tampoco les permitía lucirse demasiado.
    Salvaría el papel del chofer/chicoparatodo del mafioso interpretado por Vladimir Vdovichenkov, que no es que lo hiciera muy bien el hombre, pero me gustó el personaje.
    Sin embargo la actuación de Marianne Jean-Baptiste me pareció bastante regularcilla. Me gustaba bastante más en Sin rastro
    Con esto no quiero decir que la película sea mala, es sólo que no me llenó y esperaba más de actores tan conocidos.
    Los asistentes salían encantados y además lo comentaban con todo aquel que les quisiera oír (incluso durante el visionado) ;)


  2. A mi también me pareció muy lenta y al principio te cuesta poner a cada personaje en su sitio.
    Los tres actores de renombre (Hopkins, Law y Weisz) lo hacen bien, pero su presencia es puntual, excepto Jude Law. Muy bien Ben Foster, pero su historia con la chica brasileña está un poco forzada. En general son todos muy extrovertidos, hablando y subiéndose en coches de desconocidos… menos mal que no dan con ningún descuartizador ;)
    Si el montaje hubiera sido lineal la película habría perdido mucho, el montaje y que termine con los personajes que empezó después de recorrer medio mundo es lo único que la hace especial.



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 126 seguidores

%d personas les gusta esto: