h1

M, el vampiro de Düsseldorf (“M”, 1931)

19 enero 2009

m-de-fritz-lang

Si alguien no conoce la película, no deben echarle atrás los mordiscos en la yugular o los colmillos afilados. Nada de vampiros al estilo Drácula. Fue la primera película sonora de Lang y la penúltima que dirigió en Alemania. Tras El testamento del Dr. Mabuse, emigró a Estados Unidos donde, desde el año 1933 hasta el 1960 nos regaló algunas películas inolvidables como Furia, Los verdugos también mueren, La mujer del cuadro, Perversidad, Secretos tras la puerta, Los sobornados o Deseos humanos entre otras.

Basada en hechos reales, cuenta la historia de un asesino de niñas en la ciudad de Düsseldorf. La policía lo busca sin éxito y todos los criminales colaboran en la búsqueda porque la presión policial arruina sus negocios.
Al protagonista, Hans Beckert, se le conoce como “M”, inicial de “mörder” (asesino) que un mendigo le marca con tiza en la espalda  para que pueda ser identificado y capturado.

Escena de la pelicula

El primer título que pensó Lang era El asesino está entre nosotros, pero ante el posible enfado del partido nazi decidió cambiarlo. La alusión no parece muy probable si tenemos en cuenta que su esposa, Thea Von Harbou, coguionista de “M“, era un miembro destacado del partido nazi.

“M” es un psicópata, aunque no parece un asesino despiadado, a pesar de lo sanguinario de sus actuaciones, sino un pobre infeliz incapaz de reprimir su violencia, un despojo  digno de lástima.  La madre de una de las niñas asesinadas  dice  que ninguna sentencia devolverá la vida a sus hijos, por lo que el deber de las madres es cuidar más a los niños. Parece responsabilizar, que no culpar, a los padres que no cuidan a sus hijos más que a los asesinos. Los padres no cuidan bien de sus hijos, los maleantes se toman la justicia por su mano. Todos parecen más culpable que el propio “M”.

Peter Lorre

Los relatos de locos y criminales son representativos del Expresionismo, así como luces y sombras que se mezclan produciendo una sensación de agobio que a veces casi no deja respirar, espejo del momento que vivía Alemania y que propiciaría la llegada de Hitler al poder.

A pesar de tratarse de su primera película sonora, el director utiliza muy hábilmente el contraste entre sonidos y silencios para aumentar la tensión. La  música  que se escucha repetitivamente  son unos compases de Peer Gynt, de Edvard Grieg, lo silba el asesino, melodía que se transforma en preludio de que algo va a pasar. El silbido es del propio Lang ante la imposibilidad de Peter Lorre de silbar durante largo rato.

Esta película ha superado el paso del tiempo como pocas. Lang dijo que M, el vampiro de Düsseldorf, junto con Furia, era su película preferida.

Título original: M.
Año: 1931.
Género: Cine negro, basado en hecho reales.
País: Alemania.
Director: Fritz Lang.
Intérpretes: Peter Lorre, Ellen Widman, Inge Landgut.

Alicia.

16 comentarios

  1. Gran película, que inspiró a muchas posteriores como “El Cebo” ( 1958 ) una genial y por desgracia aun menos conocida coproducción entre Alemania, España y Suiza que si no conoces te recomiendo aprovechando que fue editada en DVD no hace mucho.

    Saludancias saludantes


  2. Gracias por tu comentario, Korvec. Me anima ver que me leen. Cierto que “El cebo” es una gran película que quizás no habría existido sin “M”. Mucho peor es, sin embargo, el remake de “El cebo”, “El juramento”, que dirige Sean Penn.

    Saludos.


  3. Es que Sean Penn, no es que sea precisamente Clint Eastwood… como actor sin parecerme malo, nunca me ha convencido mucho y como director… pues más o menos lo mismo que como actor.

    Saludancias


  4. Veo que eres toda una experta en cine, pero ¿no eres muy pequeña para ver ese tipo de películas?. Lo mismo sueñas por la noche.


  5. Respeto tus gustos ,¿pero no te parece que estas un poco anticuada? donde se pongan las pelis en color que se quiten estas antiguayas, y sobre todo las subtituladas. Hay que ser mas modernas

    un besazo


  6. Me gustaría ver alguna película en color, me han hablado de ellas. Creo que incluso algunas tienen sonido. No sé, no me atrevo, creo que las hace el diablo, pero si tú me aseguras que no corro peligro, bueno, lo intentaré. ¿Qué me recomiendas? ¿Lo que el viento se llevó o algo no tan moderno?

    Besos, Maripi


  7. Mmmm quizás antes de irte aventurando en el mundo del cine en color, debas intentarlo primero con las películas coloreadas como por ejemplo “Objetivo Birmania”, si ves que no se te caen los ojos o pierdes demasiada cordura ante tan heréticos artefactos, puedes plantearte el visionado de obras de mayor contenido sobrenatural.

    Saludancias saludantes


  8. Me gusta el cine en color, sobre todo en color gris, en todas sus gamas. El cine coloreado chirría. Creo que se me caerían los ojos.


  9. Eso se soluciona con unas gafas de pintor, así si caen los ojos, como quedarían colgando de los nervios ópticos y dentro de las gafas, no se mancharian, un empujoncico y “pa dentro” de las cuencas oculares otra vez.

    El tema del color es como todo un recurso, antiguamente, se utilizaba porque la tecnología no da más de si, pero el blanco y negro, sigue siendo un buen recurso para el cine de temática social como la excelente película francesa “El odio” o en el caso del cine negro “13 Tzameti” o incluso en algunos casos, para abaratar costes “La noche de los muertos vivientes” (el maquillaje de los zombis en el caso de ser un film en color, no podría haber causado el mismo efecto con los medios de que disponian de haber sido rodada en color).

    Aparte aunque hoy día se siguen haciendo buenas películas, no considero que por tener más medios superen a otras más antiguas, ya que pocas películas de vampiros modernas superan (para mi gusto) a la añeja “Nosferatu”.

    Saludancias


  10. […] Kürten. Asesinó y violó a varios niños y chicas jóvenes. M, el vampiro de Düsseldorf (Fritz Lang, 1931). "Los asesinos de la luna de miel" y "M, el vampiro de […]


  11. ¿Alguien sabe donde ver en la red “M El vampiro de Dusseldorf” en buenas condiciones?Muchas gracias y un saludo, Ferniei.


  12. Dejo mi correo para que alguien me indique dónde visualizar “M El vampiro de Dusseldorf” (ferloesw@hotmail.com)Gracias, Ferniei


  13. la pelicula es excelente. el monologo de Lorre es inigualable


  14. Totalmente de acuerdo, Jacke. Los años no han pasado por esta magnífica película. También la interpretación, los gestos, son casi de cine mudo.
    Un saludo y bienvenido.


  15. M es por mÖrder.El verdadero nombre de la pelicula iba a ser M ein Mörder unter uns – no se si estabien, M, un asesino entre nosotros-. El usar el caso real de Peter Kurten fue una escusa para hacer una mayor critica social. Lo del asesino entre nosotros es por los nazis simbolizado por un asesino de niños. No se lo simboliza con la M si no que se lo marca con ella como para poder reconocerlo. Este personaje es segun mi opinion el primer vecino asesino que existio-al menos en el cine sonoro-. Fijate, es joven: no más de 20 y algo. No es buen mozo, pero tampoco es desagradable a la vista, tiene un aire inocenton e infantil que le quitan toda sospecha de encima y vive luchando contra sus demonios internos-aunque pierde siempre…-. Lo que no hay que olvidar de este film es el elenco, todo el elenco en fenomenal. Y otra cosa que es inolvidable y a mi me dejo sin palabras es el monologo de Beckert..eso que lo vi con una traduccion que daba verguenza ajena, pero aun asi al ver a Lorre actuando..solo viendolo sin hacer falta escuchar su voz me di cuenta de lo excelente que era; al tiempo vi en You tube la version original en aleman–no se mas que unas palabras en aleman, pero ya sabia que era lo que se traducia aun sin entender me parecio fantastico. De las peliculas expresionistas es mi favorita.


  16. Gracias por tu comentario, Damn Quilty.
    Tienes razón en que parece que M es una metáfora del nazismo; los niños, de sus víctimas, tan indefensas; y los padres, del resto de los habitantes de la zona ocupada por los nazis, aquéllos que no supieron “cuidar” de los suyos, que “no sabían” lo que estaba pasando, que no quisiseron cargar con la corresponsabilidad del terror nazi.
    El asesino de la película no es, ni de lejos, el terrible asesino que fue Peter Kurten, asesino de decenas de personas (niños y adultos) a los que mató mediante tortura, golpeándoles con martillos y otras herramientas, bebiendo su sangre, violando a muchas de las víctimas. En este caso, se puede decir sin temor a equivocarse que la realidad supera (¡y cómo!) a la ficción.



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: