h1

La utopía de Frank Capra, un verdadero mundo feliz

29 enero 2009

 

Frank Capra
Un sentimiento de amistad, de amor, de respeto. Solidaridad; eso es lo que se respira en las películas de Capra que te hace desear estar allí. Aunque seas una vagabunda. Todos son mejores en esas películas que en nuestras vidas. Desgraciadamente, eso las hace tan irreales.

Vive como quieras

Vive como quieras

Las películas de Capra no dejan de ser propaganda política, como máximo exponente del New Deal de Roosevelt en un intento de elevar la moral de los ciudadanos en una época de grave crisis económica, situación muy parecida a la que vivimos en la actualidad.

¡Qué bello es vivir!

¡Qué bello es vivir!

Sus películas transmiten un soplo de aire fresco, de honradez. Damos hasta el último centavo si lo necesita nuestro vecino, incluso si es un desconocido (el juez de Vive como quieras, el recaudador de impuestos de ¡Qué Bello es vivir!), no digamos el filántropo de El secreto de vivir, reparte su dinero entre todo el mundo. Sin embargo no decimos: ¡Qué tontería! nadie hace eso, ¿nos quieren tomar el pelo?. ¡Qué va!, lo que decimos es: Yo quiero ser esa persona, el que da el dinero o el que lo recibe, eso es lo de menos porque los dos son igualmente felices.

Sucedió una noche

Sucedió una noche

El secreto de vivir

El secreto de vivir

¿Qué importa si nuestras viejas tías matan ancianitos?, mejor, ahora son más felices, ¡estaban tan solos…!. Para remate, el colmo de todo lo imaginable: un político reconoce públicamente, en el Senado, su corrupción, ¿¡pueden creerlo!? (Caballero sin espada).

Arsénico por compasión

Arsénico por compasión

Caballero sin espada

Caballero sin espada

A veces parece que la historia se enreda tanto que no va a poder solucionarse, pero siempre acaba bien. Todas las historias de Capra acaban bien. No se entendería que no tuvieran un final feliz.

¡Qué bello es vivir!

¡Qué bello es vivir!

Vive como quieras

Vive como quieras

Yo quiero un ángel Clarence que me muestre lo terrible que hubiera sido el mundo si yo no hubiera existido (¡Qué bello es vivir!). Es sencillamente una de las películas más tiernas que se haya hecho jamás.

¡Qué bello es vivir!

¡Qué bello es vivir!

Capra consigue que no parezca una cursilería que destile almíbar el que un padre guarde en el bolsillo los pétalos de una flor que le ha dado su hijita enferma, o que un ángel se gane las alas y lo anuncien campanillas.

Un gángster para un milagro

Un gángster para un milagro

¿Se imaginan ustedes que una mañana alguien llega a su oficina y les pregunta si les gusta lo que hacen?. El empleado del banco de Vive como quieras contesta que no, que no le gusta, que a él le gusta fabricar cosas como juguetes. El abuelo de la familia Sycamore (Lionel Barrymore) le dice que deje el trabajo y se vaya a vivir con ellos.

Vive como quieras

Vive como quieras

En su casa todos hacen lo que les gusta y cualquiera puede ir a vivir allí. El empleado del banco no llama al manicomio, ¡qué va!, deja el trabajo en ese instante y se va con él a vivir. ¿No les parece una locura deliciosa? Lo que todos hemos querido hacer siempre, dejo mi trabajo y hago lo que me apetece. La hija escribe novelas porque un día encontró una máquina de escribir.

Arsénico por compasión

Arsénico por compasión

¿Delincuentes?, no. Altruistas. Sólo les importa la vagabunda que vende manzanas (Un gángster para un milagro). Voy a dejar todo lo que tengo entre manos, todos mis sucios negocios, no importa si se van a pique. Lo único que me importa es ayudar a la vendedora a engañar al prometido de su hija, que curiosamente es un aristócrata europeo. Pero el engañarle no es para robarle ni nada por el estilo. Todo es para que venza el amor.

Un gángster para un milagro

Un gángster para un milagro

El propio Capra vivió 94 años, y murió mientras dormía de un ataque al corazón. Como cuando Blancanieves mordió la manzana y cayó en un sueño eterno, ¿no parece uno de sus cuentos?

Millonario de ilusiones

Millonario de ilusiones

Frank Capra dirigió varias decenas de películas, pero me gustaría seleccionar las que más me gustaron: El secreto de vivir (1936), Vive como quieras (1938), Caballero sin espada (1939), Juan Nadie (1941), Arsénico por compasión (1944), ¡Qué bello es vivir! (1946) y Un gángster para un milagro (1961).

Alicia.

Anuncios

11 comentarios

  1. “Que vello es vivir” y “Arsénico por Compasión” se cuentan entre mis películas preferidas, pero por el contrario, nunca he soportado “Caballero sin espada”, quizás porque la vi/sufrí a una edad demasiado temprana. Algún día (entre lejano y muy lejano) debería darle otra oportunidad… pero son tantas las cosas que debería hacer.


  2. Creo que no he visto nada de Capra. Si tengo que elegir una para ver una muestra, ¿cual elijo?.


  3. No sé si serán de tu gusto, César. Pero yo te recomendaría Arsénico por compasión. Me parece la más divertida. Qué bello es vivir es la más tierna. Juan Nadie, la más reividicativa. Un gángster para un milagro también me parece bastante divertida, sobre todo Peter Falk y algún otro secundario. En definitiva, debes ver Arsénico y si te gusta, ya hablaremos de las otras.


  4. Estoy de acuerdo contigo, Korvec, Arsénico y Qué bello es vivir son mis preferidas. Incluso estoy de acuerdo en que caballero sin espada me ha gustado al volver a verla con cierta edad (la mía es mayor que la tuya).


  5. Entonces serás una jóvena, porque yo estoy hecho un chaval.

    Saludancias


  6. Estoy de acuerdo con la selección, también me gusta mucho “Millonario de ilusiones”, es un poco más cínica que las otras, se nota el paso de la edad, incluso para Capra.


  7. Millonario de ilusiones está bien por ver a Frank Sinatra. Aunque yo recomendaría “El hombre del brazo de oro”, Sianatra está de muerte.


  8. Me quedo con Arsénico por Compasión, pero creo que es por Cary Grant. Todo lo que hizo es divertido.


  9. A mí me parece la más divertida de todas, pero no me negarás que cuando tienes los ojos secos, la mejor es Qué bello es vivir. Te recomiendo “Un corazón en peligro”, no sólo la protagoniza Cary Grant, sino que le acompaña Ethel Barrymore (también me gusta todo(?) lo que hizo). Pero no te prepares para reír.


  10. Fíjate que la primera vez que vi Arsénico por compasión no acabó de convencerme. Me descolocó. Después volví a verla y la disfruté en condiciones. Una de las claves, debí haberlo imaginado, estuvo en que la revisión fue con la versión original, es decir, sin el insufrible doblaje de Cary Grant que me ponía muy nervioso.
    Gran análisis. Saludos desde Celuloides en su jugo.


  11. La verdad es que muchos doblajes hacen que la película pierda mucho, sobre todo esos doblajes planos que eliminan hasta el sonido de fondo. Entiendo que a mucha gente le moleste leer los subtítulos, pero si te acostumbras, llega un momento en que no te das ni cuenta. Cuando ha pasado un tiempo, no recuerdas si la viste doblada o en versión original.
    Un saludo, Pablo, tenéis un blog estupendo en el que no olvidáis el cine clásico, y es muy de agradecer para los que nos gusta ese cine, la verdad es que la mayoría de los blogs lo obvian.



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: