h1

J.Edgar (2011)

31 enero 2012

J. Edgar Hoover fue el jefe de la Oficina de Investigación estadounidense, desde 1924 hasta su muerte en 1972, añadió la palabra “Federal” a la misma en 1935. Bajo los gobiernos de Coolidge, Hoover, Roosevelt, Truman, Eisenhower, Kennedy, Johnson y Nixon, y según muchos creyeron y otros certificaron, el  hombre más poderoso en todos ellos. Ahora, muerto hace cuarenta años, lo que más ha trascendido de él es que, supuestamente, le gustaba vestirse como una mujer. Estos cotilleos nunca han sido verificados, pero se unen a detalles como que nunca se casó, que vivió con su madre hasta que murió y que tenía una estrecha amistad con Clyde Tolson, tipo soltero y bien parecido al que legó sus bienes.

Con estos precedentes, la rumorología llega a calificar a Hoover de gay, lo cual resulta irónico, ya que reunió información secreta sobre la vida sexual de todas las personalidades destacadas de la vida pública durante su mandato. Información que no dudó en utilizar para aferrarse a su puesto y aumentar progresivamente el poder del FBI a lo largo de los cuarenta y siete años que estuvo a cargo de la Oficina. Como enemigo declarado de la homosexualidad, se negó a permitir que aquellos de los que tuviera sospechas de pertenecer a este grupo pudieran convertirse en agentes del FBI. También negó la posibilidad de sumarse a estas fuerzas policiales a los individuos de raza negra. Tan grande fue su poder que no hubo presidente que pudiera tocarlo.

Teniendo en cuenta estas cuestiones, el hecho adicional de que el guion de J.Edgar fue escrito por Dustin Lance Black, homosexual declarado, la hace todavía más fascinante. El film es el retrato de la imagen pública que J. Edgar Hoover mantuvo durante toda su vida. Moralista intransigente, los más cercanos a él tenían que postrarse ante sus ideales sin más remedio o salir de su círculo; los agentes llevaban traje y corbata en todo momento o no eran agentes.

Sirvan de ejemplo de su trabajo policial la persecución de los secuestradores del hijo de Lindbergh o la muerte de John Dillinger, donde la maquinaria publicitaria atribuyó el éxito a Hoover personalmente. Hoy en día se cree que no estaba presente en el escenario de los hechos cuando el agente Melvin Purvis mató al criminal en los exteriores del teatro Biograph. La mayoría de estadounidenses siguen pensando que el protagonismo fue de Hoover y la duda continúa persistiendo. En el caso Lindbergh no queda muy claro que el culpable fuera Bruno Hauptmann, pero para la mente de Hoover no había duda alguna. La Guerra Fría con la Unión Soviética, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, le sirvió como excusa para propagar el miedo al pensamiento progresista. Fue el instrumento del senador McCarthy en su lucha contra los movimientos socialistas y comunistas que empezaban a despertar en el interior del país.

El trabajo de Leonardo DiCaprio, en J. Edgar, es una interpretación plena, sutil y persuasiva, sobre todo en sus escenas con Armie Hammer Tolson. En mi lectura de la película, los dos personajes eran homosexuales reprimidos. Di Caprio merece un Oscar por un trabajo tan bien realizado. Digno de mención es el trabajo de las actrices que interpretan a las dos mujeres que destacaron en la vida de Hoover: su dominante madre, Annie Hoover (Judi Dench), de la cual se pone de manifiesto su desprecio por los hombres, y Helen Gandy (Naomi Watts), su secretaria durante 53 años.

La película de Eastwood se mantiene firme en su negativa a empañar un trabajo serio inventando escenas lascivas. Por otro lado, no me da la impresión de que J. Edgar fuera especialmente respetado por Eastwood, en su faceta intima, pero creo que sí respetaba su actividad pública, la inquebrantable. Es, posiblemente, el rendimiento de toda la vida pública de Hoover lo que fascina de verdad a este director.

Eastwood desarrolla las siete décadas de J. Edgar de manera tan magistral, que es una auténtica delicia ver cómo este gran director maneja decorados, accesorios y vestuario, así como los detalles aparentemente más sencillos. De igual manera trabaja con los personajes secundarios, con los que consigue crear una relación formidable con la imagen pública de Hoover. Este director del FBI era una estrella de teatro, cine, radio y prensa, y Clint Eastwood logra mostrar tanto a la persona como al personaje público, fotograma a fotograma, de forma sublime.

Título original: J. Edgar.
Dirección: Clint Eastwood.
País: USA.
Año: 2011.
Duración: 137 min.
Género: Drama.
Interpretación: Leonardo DiCaprio (J. Edgar Hoover), Naomi Watts (Helen Gandy), Armie Hammer (Clyde Tolson), Josh Lucas (Charles Lindbergh), Ed Westwick (agente Smith), Judi Dench (Annie Hoover), Damon Herriman (Bruno), Jeffrey Donovan (Robert Kennedy), Dermot Mulroney (coronel Schwarzkopf), Denis O’Hare (Albert Osborne), Adam Driver (Walter Lyle).
Guion: Dustin Lance Black.
Producción: Clint Eastwood, Brian Grazer  y Robert Lorenz.
Música: Clint Eastwood.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.

Jose.

3 comentarios

  1. No me llama nada la atención el personaje de la película por retrogrado aunque el porta es genial ya te diré cuando lo vea.


  2. […] (The departed, 2006), Revolutionary Road (2008), Shutter Island (2010), Origen (Inception, 2010), J. Edgar (2011) y Django desencadenado (Django unchained, 2012). Espero ansiosa el estreno del remake de El […]


  3. […] en cine le hemos podido verle en La red social (2010) interpretando a los gemelos Winklevoss, en J. Edgar (2011) como el amante de Hoover y como el apuesto príncipe de Blancanieves en Mirror, […]



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: