h1

El “raro” cine religioso

10 abril 2012

Llega la Semana Santa y, con ella, el clásico aluvión de películas sobre la vida de Jesús que abarrota la programación televisiva. Exaltación, martirio y milagros están a la orden del día en las veladas catódicas de la semana más devota del calendario. Lo último que se podría imaginar para estas fechas sería un buen latigazo de humor descerebrado o de agresiva subversión. Sin embargo, como nos gusta darle la vuelta a la tortilla, presentamos aquí una alternativa lúdica (a veces cachonda, a veces algo sangrienta) a la solemnidad imperante en estas fechas. Os acercamos a títulos que, por su desenfado o espíritu trasgresor, han levantado ampollas entre las autoridades eclesiásticas, llevando el escándalo allí donde se proyectaron. Ya avisamos de que no encontraréis en la lista ningún título habitual de la parrilla televisiva. Nada de Intolerancia (1916), de Rey de reyes (1927), de El evangelio según San Mateo (1964) o Jesús de Nazareth (1977). Aquí, otra Semana Santa posible:

Jesucristo Superstar (1973): El director Norman Jewison decidió llevar a la gran pantalla esta ópera rock creada por Tim Rice y Andrew Lloyd Webber para los escenarios de Broadway. De entrada, a la Iglesia no le hizo ninguna gracia que se convirtiera la figura de Jesús en una estrella de musical. Aquello habría sido suficiente para fabricar un buen escándalo, sin embargo lo que acabó desatando más controversia fue la elección de un actor negro para el papel de Judas Iscariote (el otro gran protagonista de la obra, junto a Jesucristo). La tensión racial que despertó esta elección removió heridas todavía no cicatrizadas en EEUU. Luego, ese mismo año también se estrenó Godspell, adaptación de otro musical de Broadway protagonizado por la figura de Jesús. Aquí, El Evangelio de San Mateo se actualizaba al Nueva York de fines de los 60 y principios de los 70, con Jesús (Victor Garber) como un juglar vestido como payaso de circo. Con su instrumento de viento llega a los oídos de un grupo selecto. Juan el Bautista (David Haskell) escoge a un grupo de hippies en Central Park, hasta que se les une Cristo y van a predicar la palabra de Dios en la ciudad. Una de las versiones más lisérgicas de la vida de Jesús.

La vida de Brian (1979): Sin duda, la más delirante, original, brillante y subversiva fabulación en torno a la vida de Jesús. Sus creadores, los Monty Python, geniales humoristas británicos, alcanzaron la gloria cinematográfica con esta irreverente evocación al “Mesías equivocado”, el desvalido Brian, que, para su desgracia, nació en un pesebre de Belén, muy cerca del auténtico Jesús, el mismo día que aquél. Los Reyes Magos lo confundieron con el verdadero Mesías y el pobre Brian vivió toda su vida a la sombra de su vecino, llegando a morir crucificado en el lugar equivocado, cantando “Mira siempre el lado bueno de la vida”. Sátira pura y dura, revestida del más punzante ingenio, cada episodio de las escrituras es revisado en la película con desenfado e inclemencia. Una obra maestra.

La última tentación de Cristo (1988): Con esta película, Martin Scorsese optó por enfrentarse cara a cara a los estamentos religiosos. Censurada en muchos países, duramente criticada por la Iglesia Católica (que recomendó a sus feligreses que no fueran al cine a verla), el escándalo respondió a la defensa por parte del director de la idea de que Cristo fue un hombre que, como el resto de los mortales, debió enfrentar un sinfín de tentaciones, incluidas las carnales. De hecho, la escena que desató definitivamente el escándalo fue aquella en la que un Cristo (interpretado por Willem Dafoe) agonizante en la cruz sueña con una vida normal de sexo y familia, con María Magdalena. Aquello fue demasiado para la Iglesia conservadora y Scorsese, junto a su guionista Paul Schrader (cuyo texto estaba basado en la novela de Nikos Kazantzakis) tuvo que combatir incesantemente para sacar adelante y ver estrenado su filme.

The Book of Life (El libro de la vida, 1998): La paranoia que acompañó al fin de milenio debía tener su justa revisión de la vida de Jesús. Ese encargo fue asumido por Hal Hartley, icono del cine independiente norteamericano de los 80 y 90. El resultado fue The Book of Life, en la que Jesús y su asistente María Magdalena vuelven en 1999 a preparar el final de los tiempos del 31 de diciembre, nada menos que en Nueva York. Mientras tanto, Satanás sigue su propia agenda y el terreno está listo para un enfrentamiento apocalíptico. Esta delirante fabulación contó además con dos rostros inconfundibles. Jesús fue interpretado por Martin Donovan, actor fetiche del realizador yanki, mientras María fue interpretada nada menos que por la rockera PJ Harvey.

Jesus Christ Vampire Hunter (Jesucristo, cazador de vampiros, 2001): Esta es sin duda la versión más descerebrada de la existencia de Jesús. Juzgad vosotros mismos: en su regreso a la Tierra, y antes de juzgar a vivos y muertos, Jesús decide proteger a un grupo de lesbianas, lo que le obligará a enfrentarse a un ejército de vampiros casi indestructibles. Por suerte, cuenta con la ayuda de Mary Magnum y El Santos, sí, un luchador enmascarado mexicano. Música, horror, comedia, artes marciales. La película se ha convertido en un filme de culto y fue producido por la productora canadiense de filmes de serie Z Odessa Filmworks.

The Body (El cuerpo, 2001): El eterno dilema entre la ciencia y la fe sale a relucir en este filme coprotagonizado por nuestro Antonio Banderas. Una arqueóloga israelí descubre un sepulcro en Jerusalén y, conforme avanza su investigación, llega a la conclusión de que se trata del cuerpo de Jesucristo. Alarmado, el Vaticano envía a un sacerdote a rebatir esos argumentos, que echarían por tierra el concepto de la resurrección y la validez del cristianismo. Las tramas conspirativas se han convertido en uno de los temas favoritos de libros y películas en el nuevo siglo.

La pasión de Cristo (2004): Y entonces, llegó Mel Gibson. Sí, el amigo Mel se puso el mono de trabajo y, echando el resto, rodó (en latín y arameo) la más cruel y sangrienta versión de las doce últimas horas de la vida de Jesús. Desde el estreno, como no podía ser de otra manera, el filme levantó una gran polémica, sobretodo más entre la comunidad judía (quienes además la declararon antisemita). Auténtico monumento al martirio de Jesús, esta es sin duda la versión más ‘gore’ de los acontecimientos bíblicos.

El código Da Vinci (2006): Siguiendo con la moda de las conspiraciones y basándose en el ‘best seller’ más exitoso de los últimos tiempos, Ron Howard convenció a Tom Hanks de que protagonizara está más bien insufrible película, en la que se afirma que la Iglesia estaría presuntamente involucrada en una conspiración para encubrir la verdadera historia de Jesucristo, quien, según la novela, se habría casado con María Magdalena y habría tenido descendientes. Poco más que añadir. Si acaso, que la película se hace interminable

Jose

4 comentarios

  1. Me quedo con La vida de Brian y El cuerpo (el de Banderas, por supuesto) jajaja
    Como suele ocurrir, el libro suele ser más intenso que la película y El código Da Vinci no fue una excepción.


  2. la verdad q codigo x insufrifre y la pasion x gore son “mis favoritas”


  3. Esta selección es bastante más interesante que la que nos proporciona la parrilla televisiva en Semana Santa.


  4. toy deacuerdo jajaja



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: