h1

Un mundo sin fin (“World without end”, serie de TV, 2012)

10 diciembre 2012

Un mundo sin fin

Tras el éxito de la adaptación del libro Los pilares de la Tierra, se hacía obligada la adaptación de la segunda parte, Un mundo sin fin, basada igualmente en una novela de Ken Follet. Una superproducción épica de intriga, pasión y muerte que se sitúa en la misma ciudad ficticia de Kingsbridge (Inglaterra), 200 años después de la construcción de la catedral, enmarcada históricamente por la Guerra de los Cien Años y la peste negra que diezmó un tercio de la población europea del siglo XIV.

Un mundo sin fin

El Rey es asesinado por orden de su esposa y su hijo Eduardo III accede al trono, mientras un misterioso caballero huye a Kingsbridge refugiándose en el priorato. Por su parte, Caris, una joven valiente que no tiene miedo de desafiar el orden establecido y luchará junto a su amor, Merthin, por poner fin a la opresión, la tiranía y los excesos que la Corona y la Iglesia ejercen sobre los ciudadanos de Kingsbridge, en una época en la que el país se encuentra en guerra con Francia y la peste negra se extiende rápidamente por Europa.

Ben Chaplin en 'Un mundo sin fin'

De nuevo la producción está avalada por los hermanos Scott y cuenta con reconocidos intérpretes internacionales como Cynthia Nixon (Sexo en Nueva York), Miranda Richardson (Las Horas), Ben Chaplin (La delgada linea roja) o Peter Firth. Ha sido dirigida por el cineasta escocés Michael Caton-Jones (Rob Roy) y se rodó en distintas localizaciones de Hungría, Eslovaquia y Austria, mostrando paisajes imponentes; pero todo este despliegue no ha conseguido que la producción alcance la calidad técnica y artística de su predecesora.

Charlotte Riley y Cynthia Nixon en 'Un mundo sin fin'

No he leído el libro de Follet, así que no puedo asegurar como de fiel es el guión, pero tengo entendido que difiere en partes importantes, lo que si puedo asegurar es que el argumento de la serie Un mundo sin fin se parece demasiado a la serie Los pilares de La Tierra. Ambas tienen muchas cosas en común, el constructor que viaja por Europa donde adquiere conocimientos y madura como persona, para recuperar a su amada a su vuelta a Kingsbridge. Un representante de la Iglesia ruin y nada misericordioso, mujeres acusadas de brujería y quemadas por ello, campesinos levantados contra la tiranía real, crueles señores que abusan de su poder, mujeres adelantadas a su época…
Vale que todos esos asuntos sean propios de la época, pero podían haberse tratado desde otro ángulo o con otros matices para no ser tan parecidas.

Un mundo sin fin

Todos los conceptos e ideas modernas, sobre todo por parte de las mujeres, parecen forzados para la Inglaterra del siglo XIV, quedan artificiales y no contribuyen a que el espectador se identifique con la época. También queda fuera de lugar el tema de la homosexualidad o el incesto, puede que fuera común, pero queda anacrónico y aporta poco a la historia. Tampoco me ha gustado que no se note el paso del tiempo en el aspecto de los actores, la historia se alarga varias décadas y sólo se refleja en el pelo del Rey que en los episodios finales es más largo que al comienzo de la serie.

Un mundo sin fin

El título original World without end son los últimos versos de la oración cristiana Gloria al Padre, que rezan los monjes de Kingsbridge en un momento de la novela. La versión en castellano de esta oración sería Por los siglos de los siglos, título que en nuestro país hubiera tenido más sentido en el contexto de la novela (y de la serie) que la traducción literal de Un mundo sin fin, aunque hay que decir que en otros países también se ha optado por la traducción literal. Aquí habría que decirle al señor Follet, humildemente y con todo el respeto, que esto es un anacronismo, los monjes benedictinos del siglo XIV siempre rezaban en latín y que la versión en inglés de la oración Gloria Patri aparece por primera vez a principios en el siglo XVII.

Tom Weston-Jones en 'Un mundo sin fin'

Personalmente la considero inferior a Los pilares de La Tierra, aunque tiene elementos que permiten disfrutarla, si sois fans de las historias medievales épicas y eróticas podéis darle una oportunidad.

Título original: World without end.
Dirección: Michael Caton-Jones.
País: Canadá, Alemania y Reino Unido.
Año: 2012.
Duración: 8 episodios de 60 min.
Género: Drama, historia, romance, Edad Media. Miniserie de TV.
Intérpretes: Cynthia Nixon, Miranda Richardson, Oliver Jackson-Cohen, Sarah Gadon, Ben Chaplin, Charlotte Riley, Tom Weston-Jones, Megan Follows, Peter Firth, Rupert Evans, Nora von Waldstätten, Aure Atika, Tatiana Maslany.
Guión: John Pielmeier, basado en la novela de Ken Follett.
Producción: Ridley Scott, Tony Scott, John Ryan y David W. Zucker.
Música: Mychael Danna.
Fotografía: Denis Crossan.
Productora: Scott Free Productions / Take 5 Productions / Tandem Communications.
Calificación por edades: Apta para todos los públicos.

Beatriz.

Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: