h1

Elefante blanco (2012)

24 abril 2013

Elefante blanco

Elefante blanco es una coproducción argentino-española realizada a modo de homenaje al padre Carlos Múgica, asesinado en la parroquia bonaerense de Cristo Obrero que él mismo fundó en 1974. La película fue seleccionada para competir en la sección “Un Certain Regard” del Festival de Cannes de 2012 y tuvo una buena acogida en la taquilla argentina y española.

Ricardo Darín y Jérémie Rénier, Elefante blanco

Julián (Ricardo Darín) es un cura muy comprometido con la comunidad en la que desarrolla su trabajo en una villa de Buenos Aires (Argentina), trabaja muy estrechamente con Luciana (Martina Gusman), una asistente social que se ocupa de dar asesoramiento a los habitantes de la villa. Julián pide a Nicolás (Jérémie Rénier), un cura amigo suyo que conoció tiempo atrás, que venga a ayudarle pues entre las reuniones con el obispado y su labor en la villa se encuentra desbordado, ya que están intentando reconvertir un antiguo hospital abandonado (llamado ‘Elefante Blanco’) en viviendas sociales. Entre los tres intentaran sacar el proyecto adelante, luchando contra la corrupción y las bandas rivales, plantando cara al obispado, a la burocracia política, la policía y los narcotraficantes locales, llegando incluso a poner sus vidas en peligro por tratar de mejorar la calidad de vida de sus vecinos.

Elefante blanco

Este es un drama realista que ha sabido mostrar muy bien el ambiente marginal, lleno de pobreza material y moral, en el que desarrollan su trabajo los religiosos. Pero quizá, los protagonistas tienen tantos frentes abiertos que sus motivaciones no se llegan a desarrollar con la intensidad necesaria para profundizar en esas historias que están en segundo plano y que, por momentos, nos interesan más que la construcción de las viviendas. La crisis existencial de Julián y su enfermedad nos dejan con ganas de saber más y el romance de los otros dos protagonistas es demasiado previsible.

Jérémie Rénier y Martina Gusman, Elefante blanco

Desde el punto de vista técnico me ha sorprendido bastante ya que no esperaba encontrar complejos travellings ni movimientos de cámara imposibles a través de los pasillos y las habitaciones del edificio abandonado. También es espectacular la forma de mostrar el laberinto de callejuelas que componen la barriada que siempre muestran escenas en segundo plano que reflejan muy bien la atmósfera hostil y de opresión del entorno de la villa.

Elefante blanco

Ricardo Darín excelente, como siempre, el perfecto anti héroe, con sus silencios es capaz de mostrar todo su dolor interior. Jérémie Rénier tiene un personaje lleno de dudas y remordimiento, pero el final es tan ambiguo, que no me ha quedo muy claro que pasa con él realmente. En cuanto a Martina Gusman, hace lo que puede con un personaje que está poco desarrollado y que apenas tiene un par de escenas para lucirse, a pesar de salir constantemente en pantalla.

Elefante blanco

Lo mejor de la cinta es cuando la acción se aleja de la Iglesia y nos muestra la sordidez de la guerra de bandas y la pobreza de los habitantes de la villa.

Película: Elefante blanco.
Dirección: Pablo Trapero.
Países: Argentina y España.
Año: 2012.
Género: Drama.
Intérpretes: Ricardo Darín (Julián), Jérémie Rénier (Nicolás), Martina Gusman (Luciana), Federico Benjamín Barga, Mauricio Minetti, Walter Jakob.
Guion: Pablo Trapero, Alejandro Fadel, Martín Mauregui, Santiago Mitre y Pablo Trapero.
Producción: Alejandro Cacetta, Pablo Trapero, Juan Gordon, Juan Vera y Juan Pablo Galli.
Música: Michael Nyman.
Fotografía: Guillermo Nieto.
Vestuario: Marisa Urruti.
Distribuidora: Alta Classics.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Beatriz.

7 comentarios

  1. Hace rato que la tengo en la mira pero por una u otra cosa la termino relegando.
    Próximamente… próximamente….


  2. Si, por que tu opinión sera más objetiva.
    Tengo curiosidad, el hospital a medio construir existe de verdad, ¿no?

    Sabes que al final van a estrenar “Dos mas dos” en los cines españoles, en mayo creo.


  3. Beatrix, realmente no me extrañaría que exista éste hospital a medio construir, ya que es muy común aquí en Argentina ver obras abandonadas cuando cambia el gobierno de turno. 😦

    A la pelota, llegó hasta allá ? veremos la aceptación que tiene entre su público…


  4. Eso es lo que denuncia la película, el desinterés de los distintos gobiernos (y de la Iglesia) por lo que realmente importa


  5. Sin lugar a dudas que me va a deprimir entonces. Es el día a día de mis cortos 35 años en este país. 😦


  6. 😦
    Sin duda, es un duro drama realista


  7. […] de más de mil familias que lo han ocupado. La situación del edificio me ha recordado la película Elefante blanco, que contaba cómo una comunidad desfavorecida de Buenos Aires intentaba reconvertir un antiguo […]



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: