h1

Sólo Dios perdona (“Only God forgives”, 2013)

18 diciembre 2013

Sólo Dios perdona (Only God forgives)

Había mucha expectación con la nueva película del director Nicolas Winding Refn ya que, después del éxito de Drive, contaba nuevamente con la participación de Ryan Gosling. Sin embrago, aunque ambas cintas tengan muchos puntos en común, sobre todo el uso de la violencia y la característica elegancia visual de Refn, en este caso está todo tan llevado al extremo que resulta una película difícil de ver y aún más difícil de entender. Sólo Dios perdona fue nominada para la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes 2013, ganó el Gran Premio en el Festival de Cine de Sydney y en el Festival de Sitges ganó el premio a la mejor fotografía.

Ryan Gosling

Julian (Ryan Gosling) y su hermano Billy (Tom Burke) dirigen un club de Muay Thai, boxeo tailandés, en Bangkok que también les sirve como tapadera para traficar con drogas. Cuando Billy aparece muerto después de haber matado a una prostituta de dieciséis años, la policía recurre al teniente Chang (Vithaya Pansringarm), que tiene un peculiar modo de impartir justicia. Por su parte, la madre de Julian (Kristin Scott Thomas) llega a Bangkok para repatriar el cuerpo de su hijo favorito y exige a Julian venganza contra los responsables de su muerte.

Sólo Dios perdona

Esta es la historia de una venganza terrible y despiadada, una especie de western oriental, donde todo es excesivo, la violencia, la inmoralidad, la estética hortera, la ausencia de dialogo, el lirismo, las filigranas estéticas, la cámara lenta o los gestos forzados. Se siente todo demasiado claustrofóbico, pretencioso y tan personal que llega a ser lenta y aburrida, muy lejos de la emoción y atractivo que me cautivo en Drive. Podéis pensar que este es el típico comentario femenino, que quizá yo no sea el público al que va dirigida está película y puede que tengáis razón. Sin embargo, recuerdo la escena del ascensor en Drive como una de las más bellas jamás filmada, aunque termine con Gosling destrozando un cráneo con su zapato. Tenía muchas esperanzas con el remake de La fuga de Logan que están preparando Refn y Gosling, pero después de esto mis expectativas han bajado considerablemente.

Kristin Scott Thomas

Lo más destacable de la película, por no decir lo único interesante, es ver la increíble transformación de la elegante y siempre correcta Kristin Scott Thomas en una ‘choni’ de geriátrico, cruel y desalmada. En cuanto a Ryan Gosling su nivel de inexpresividad alcanza cuotas infinitas, una sucesión de ‘postureo’ monolítico que no tiene que haberle causado el menor esfuerzo, a excepción de la pelea final, claro, muy en consonancia con el resto de la película. El otro personaje que resulta completamente fascinante es Vithaya Pansringarm, como el policía Chang, un ángel vengador, frío e inconmovible que no concibe que un crimen pueda quedar impune, ya que Dios perdona.

Vithaya Pansringarm

En el aspecto técnico hay que decir que es visualmente impresionante, y al servicio de esta visión artística está el uso del color, ya sean colores chillones o el enfrentamiento entre el rojo y el azul. Los juegos de luces y sombras, una banda sonora apabullante y unas imágenes que son la base de la película, ya que los diálogos son más bien escasos. Los personajes no se definen por lo que dicen, sino por lo que hacen y si bien la mayoría de las acciones quedan perfectamente descritas, hay otras que resultan ambiguas, por no decir indescifrables, quizá la intención del director es que cada espectador saque sus propias conclusiones.

Ryan Gosling

Nicolas Winding  Refn nos deja una película ambiciosa y audaz, sin duda, pero tan personal, surrealista y supuestamente subversiva que no resulta fácil, en ningún sentido. He dicho que la película está dedicada a Alejandro Jodorowsky, a lo mejor tenía que haber empezado por ahí.

Título original: Only God forgives.
Dirección y guion: Nicolas Winding  Refn.
Países: Francia, Tailandia, Suecia y EE.UU.
Año: 2013.
Duración: 90 min.
Género: Drama, thriller.
Intérpretes: Ryan Gosling (Julian), Kristin Scott Thomas (Crystal), Tom Burke (Billy), Vithaya Pansringarm (Chang).
Producción: Lene Borglum, Sidonie Dumas y Vincent Maraval.
Música: Cliff Martinez.
Fotografía: Larry Smith.
Montaje: Matthew Newman.
Diseño de producción: Beth Mickle y Adrian Smith.
Distribuidora: Vértigo Films.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.

Beatriz.

Anuncios

One comment

  1. […] de Cine de Cannes de 2016, es su tercera película consecutiva que lo hace, tras Drive (2011) y Sólo Dios perdona (2013). La propuesta es tan abstracta y excéntrica que no es apta para todos los gustos, fue […]



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: