h1

El coloso en llamas (“The towering inferno”, 1974)

11 julio 2014

El coloso en llamas (The towering inferno)

Recuerdo perfectamente la primera vez que vi El coloso en llamas, a finales de la década de los 70 en el cine Coral, el que durante muchos años fue el cine de mi barrio aunque, la última vez que pasé por allí era una sucursal de Caja Madrid. Volviendo a la película, que me despista la nostalgia, era la película de la que todo el mundo estaba hablando, la que todo el mundo quería ver, un éxito de crítica, tuvo ocho nominaciones a los premios Oscar y fue la película más taquillera de 1974. Y es que El coloso en llamas es uno de los máximos exponentes del cine de catástrofes, tan en boga en los años 70. Llevaba sin verla mucho tiempo, así que no puede resistirme cuando la programaron la otra noche en TVE1.

El coloso en llamas

El arquitecto Doug Roberts (Paul Newman) regresa a San Francisco para la inauguración de la Torre Cristal, un edificio diseñado por él que se ha convertido en el más alto del mundo. Roberts cree que el constructor, James Duncan (William Holden), se está precipitando con la inauguración ya que no está terminada del todo, sus peores presagios se confirman cuando un cortocircuito provoca un pequeño incendio. Al revisar la instalación comprueba que Roger Simmons (Richard Chamberlain), el jefe de obra y yerno de Duncan, no ha hecho caso de sus especificaciones sobre los materiales y la instalación eléctrica no cumple con las medidas de seguridad.

William Holden y Paul Newman

Roberts empieza a revisar el edificio cuando le informan de otro incendio en el piso 81 que ya no pueden controlar y no les queda más remedio que avisar a los bomberos. Mientras, en la azotea, Duncan recibe a sus invitados y se niega a cancelar la fiesta donde hay unas trescientas personas, entre las que se encuentra Susan Franklin (Faye Dunaway), la novia de Roberts. El fuego se propaga rápidamente dejando aislados en el último piso a los invitados de la fiesta, el jefe de bomberos (Steve McQueen) con la ayuda de Roberts intentaran poner a salvo al mayor número de personas, aún a riesgo de poner en peligro su propia vida.

Paul Newman y Steve McQueen

Resulta curioso e inquietante como cuarenta años después, está historia sigue igual de vigente y como la codicia humana, la especulación financiera y los empresarios que recortan en medidas de seguridad a cambio de jugosas comisiones pueden convertir un moderno edificio con la más avanzada tecnología en una ratonera, como muy bien nos advierte Steve McQueen al final de la película. Y es que esta historia, además de emocionarnos e ir aumentando la tensión progresivamente, no deja de lado las cuestiones morales.

Steve McQueen es el jefe de bomberos

Una película épica que, a pesar del spoiler del título español, mantiene siempre muy altos los niveles de suspense, sabemos que es imposible que todos sobrevivan, así que nos animan a disfrutar mientras esperamos ver quién es el siguiente en morir y si su muerte será más espectacular o sangrienta que la anterior. También hay que destacar el espectacular diseño de producción y unos maravillosos efectos especiales, que para la época en que se hizo la película no están nada mal, aunque también tiene varios gazapos fácilmente visibles. Sin embargo, los diálogos dejan mucho que desear y algunos actores están sobre actuados, aunque estos aspectos anticuados de la película son parte de su encanto.

Susan Flannery

Otra de las características del cine de desastres de los años 70 es un reparto plagado de estrellas, y es aquí donde El coloso en llamas gana a todas por goleada. Los protagonistas son Paul Newman (no se puede ser más guapo ni tener los ojos más azules) y Steve McQueen, dos mega estrellas que aparecían juntos por segunda vez, después de Marcado por el odio (Somebody up there likes me, 1956). Cuentan que hubo mucha rivalidad durante el rodaje entre Newman y McQueen, ambos querían tener el mismo número de líneas de diálogo, que sus nombres aparecieran a la vez en los títulos de crédito y en el cartel promocional y, lo más importante, cobrar lo mismo, por lo visto su sueldo fue de un millón de dólares y 7,5% de los ingresos en taquilla.

El coloso en llamas

Junto a ellos un conjunto de grandes actores de los tiempos dorados de Hollywood que, probablemente, le resulten completamente desconocidos a las nuevas generaciones, como el ganador de un Oscar William Holden, los imprescindibles Robert Wagner y Robert Vaughn, la gran diva Faye Dunaway, el inolvidable Fred Astaire que consiguió su única nominación al Oscar con este papel o Jennifer Jones para la que esta fue su última película y le valió una nominación al Globo de Oro. Richard Chamberlain, el inolvidable Pájaro espino. O.J. Simpson cuando intentaba abrirse paso como actor, mucho antes de sus problemas con la justicia. Susan Blakely antes de triunfar con la serie Hombre rico, hombre pobre y hasta uno de los hijos de Paul Newman, Scott Newman, que es el bombero con miedo a las alturas que vemos cuando descienden por el hueco del ascensor.

O.J. Simpson

Esta fue la primera vez que dos grandes estudios se unieron para producir una película, Warner Brothers compró los derechos para filmar The tower y unas semanas después 20th Century Fox hizo lo mismo con El infierno de cristal. Para evitar que dos películas de temática similar compitieran en la taquilla, los dos estudios se unieron, pagando cada uno la mitad de los costes de producción, 20th Century Fox se quedaba los ingresos en EE.UU. y Warner en el resto del mundo. La película también contó con dos directores, Irwin Allen que dirigió todas las secuencias de acción y John Guillerman que fue contratado sólo para dirigir a los actores en secuencias sin acción. Hubo un total de cuatro unidades de filmación rodando a la vez.

Faye Dunaway y Paul Newman

El coloso en llamas es probablemente la más famosa y popular película del denominado cine de catástrofes, un clásico que nadie debe perderse.

Título original: The towering inferno.
Dirección: John Guillermin, Irwin Allen.
País: EE.UU.
Año: 1974.
Duración: 165 min.
Género: Acción, drama, catástrofes.
Intérpretes: Steve McQueen, Paul Newman, William Holden, Faye Dunaway, Fred Astaire, Susan Blakely, Richard Chamberlain, Jennifer Jones, O.J. Simpson, Robert Vaughn, Robert Wagner, Susan Flannery.
Guion: Stirling Silliphant, basado en las novelas The tower de Richard Martin Stern y The glass inferno de Thomas N. Scortia y Frank M. Robinson.
Música: John Williams.
Fotografía: Fred J. Koenekamp & Joseph Biroc.
Productora: 20th Century Fox / Warner Bros. Pictures.
Calificación por edades: No recomendada para menores de doce años.

Beatriz.

Anuncios

One comment

  1. […] “Jungla de cristal en llamas” era demasiado obvio. El argumento es una mezcla de El coloso en llamas y Jungla de cristal, cuyos paralelismos no se molestan en disimular, y el protagonista es una […]



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: