h1

Cinco míticos besos de película

13 febrero 2017

Mañana es San Valentín y este año vamos a celebrarlo recordando unos cuantos besos de cine. Besos míticos de películas no menos míticas que seguro habéis visto y que tienen un cierto encanto que las hace especiales por un motivo u otro. Ya hablamos de algunos besos inolvidables en el especial de escenas bajo la lluvia, pues incluían apasionados besos, como los de Rachel McAdams y Ryan Gosling en El diario de Noa (The notebook, 2004), Tobey Maguire y Kirsten Dunst en Spider-Man (2002), Scarlett Johansson y Jonathan Rhys-Meyers en Match point (2005) o George Peppard y Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes (Breakfast at Tiffany’s, 1961). Para no repetirnos vamos con nuevos besos, que la historia del cine está repleta. A partir de aquí vamos a comentar escenas concretas de varias películas, así que es evidente que será puro spoiler. Estáis avisados.

5.- Ghost: Más allá del amor (Ghost, 1990)

Demi Moore y Patrick SwayzeImagen © 1990 Paramount Pictures.

Empezaremos con la película más taquillera de 1990 y una de las más románticas de la historia que no es otra que la mítica Ghost. Una de las escenas más recordadas, infinidad de veces recreada, homenajeada y/o parodiada es la escena en la que Molly (Demi Moore) intenta combatir el insomnio trabajando con el barro en su torno de alfarería, mientras suena el tema Unchained melody de Righteous Brothers hasta que llega Sam (Patrick Swayze) y se produce una secuencia divertida y tierna que termina siendo tórrida y sexy. Y eso a pesar del fallo de rácord, ya que después de que los dos jueguen con el barro, sus manos aparecen completamente limpias.

4.- El imperio contraataca (The empire strikes back, 1980)

Carrie Fisher y Harrison FordImagen © 1980 Lucasfilm.

Al final del Episodio V, cuando Han Solo está a punto de ser congelado en carbonita, él y Leia se besan apasionadamente. No es su primer beso, pero si la primera vez que ella declara su amor, a lo que Han Solo contesta de la forma más irreverente posible, algo que solo un personaje de su carisma se puede atrever a contestar. Además como cliffhanger resulta épico. La misma conversación se repetirá más tarde, en El retorno del Jedi (Return of the Jedi, 1983), pero invirtiendo las líneas de diálogo. Ya sabéis, me refiero a eso de:

Leia:        – Te quiero.
Han Solo: – Lo sé.

3.- El planeta de los simios (Planet of the apes, 1968)

Charlton Heston y Kim HunterImagen © 1968 APJAC Productions y Twentieth Century Fox Film Corporation.

Cuando el Coronel Taylor (Charlton Heston) aterrizó en ese inhóspito planeta gobernado por simios no podía imaginar que terminaría haciéndose amigo de, la doctora Zira (Kim Hunter) y Aurelio (Roddy McDowall), su prometido, y que podría huir gracias a su ayuda. Una vez a salvo, Taylor le dice a la doctora Zira que le gustaría darle un beso de despedida, a lo que ella tímida y extrañada acede, a pesar de que Taylor le parezca condenadamente feo. Una escena que hoy es día resulta tierna y simpática y en su momento fue muy polémica al tratarse de un beso entre dos especies distintas.

2.- La dama y el vagabundo (Lady and the Tramp, 1955)

Golfo y ReinaImagen © 1955  Walt Disney Productions.

Uno de los besos más tiernos de la historia del cine es, sin duda, el protagonizado por Reina y Golfo, los perros protagonistas de La Dama y el Vagabundo, uno de los clásicos Disney por excelencia. Golfo lleva a Reina a un restaurante italiano que suele frecuentar donde disfrutan de una perfecta cena romántica con velas, música y un plato para dos que les llevará a juntar sus hocicos al compartir un espagueti. Que levante la mano quien haya intentado recrear esta escena al comer espaguetis con su pareja.

1.- Drive (2011)

Carey Mulligan y Ryan GoslingImagen © 2011 Bold Films, Odd Lot Entertainment, Marc Platt Productions y Motel Movies.

Me encanta esta película, por infinidad de motivos, quizás el principal sea lo increíblemente fascinante que resulta la escena del ascensor. Sí, esa escena en la que Ryan Gosling por fin besa a Carey Mulligan para acto seguido patear el cráneo del sicario que han enviado a matarle. A mi esta escena me parece de una belleza hipnótica por los contrastes, la ausencia de diálogo, la cámara lenta, el cambio de iluminación, los colores, las miradas, la sutil música de fondo. Con que ternura aparta a Irene mientras la besa y por un instante el mundo se detiene, cuando el plano vuelve a abrirse, vuelven a la realidad, sube la luz, la imagen se acelera y se desata una violencia brutal y salvaje con la que el chico “despacha” al tipo armado. La puerta del ascensor se abre e Irene se aleja, él la mira consciente que acaba de perderla para siempre. Una escena magistral, impactante y de gran fuerza narrativa que es cine en estado puro.

¡Feliz San Valentín!

Beatriz.

Anuncios

Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: