h1

Cinco películas con personajes sin nombre

2 octubre 2017

En Madre!, la controvertida última película de Darren Aronofsky, ningún personaje tiene nombre propio. En los títulos de crédito podemos leer que se refieren a ellos como madre, Él, hombre, mujer… (mother, Him, man, woman, younger brother…) Parece un recurso arriesgado no dar nombre a los personajes, sobre todo si son varios los que aparecen en el relato, pero es más habitual de lo pudiera parecer. En A ciegas (Blindness, 2008) de Fernando Meirelles, al igual que en la novela en la que se basa, ningún personaje tiene nombre propio. En Bienvenidos a Zombieland (2009) prefieren no dar sus verdaderos nombres y se refieren unos a otros por su lugar de procedencia (Columbus, Tallahassee, Wichita…)

Vamos a repasar otras cinco películas memorables que están protagonizadas por personajes de los que no conocemos su nombre, pero eso no ha evitado que formen parte de la cultura popular y de la historia del cine:

5.- La trilogía del hombre sin nombre (1964-1966, Sergio Leone)

Imagen © United Artists – MGM.

Clint Eastwood protagonizó tres películas que sentaron las bases de un género conocido como “Spaghetti western” y en las que el protagonista era un vaquero del que nunca llegamos a saber el nombre. En Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari, 1964), La muerte tenía un precio (Per qualche dollaro in più, 1965) y El bueno, el feo y el malo (Il buono, il brutto, il cattivo, 1966) Eastwood parece interpretar al mismo personaje, aunque nunca se ha confirmado oficialmente, un tipo rudo al que llaman con apodos como “Manco” o “Rubio”.

4.- Frankenstein de Mary Shelley (Mary Shelley’s Frankenstein, 1994)

Imagen © TriStar/JSB Productions, Inc.

La famosa novela gótica que escribiera Mary Shelley en 1818, Frankenstein o el moderno Prometeo, hablaba de un doctor que intentaba rivalizar con Dios creando vida. Lo que crea es un ser monstruoso que nunca llega a tener nombre, tan solo apelativos como “criatura”, “ser demoníaco” o “engendro”. Tengo entendido que es el personaje de ficción que más veces se ha adaptado al cine, la más reciente Victor Frankenstein en 2015, con James McAvoy y Daniel Radcliffe. Me gusta mucho una de las primeras versiones, la de 1931 en la que podemos ver a un soberbio Boris Karloff mostrando todo el dolor y sufrimiento que le produce sentirse diferente. Pero voy a destacar la versión de 1994 que dirigió Kenneth Branagh y protagonizó Robert De Niro de manera magistral.

3.- Rebeca (Rebecca, 1940)

Imagen © Metro-Goldwyn-Mayer Studios Inc.

Si hay un director de cine experto en jugar con sus espectadores ese es Alfred Hitchcock. En esta ocasión adapta una novela de Daphne du Maurier que nos habla de los miedos de una joven esposa que debe hacer frente a un marido distante, interpretado por Laurence Olivier, a un ama de llaves demasiado posesiva (Judith Anderson) y a la memoria de la primera esposa, ya fallecida y de nombre Rebeca. Joan Fontaine interpreta a la nueva esposa del señor De Winter, nunca sabremos su nombre más allá de señora De Winter pues todo en la casa está impregnado del recuerdo de Rebeca. La película fue todo un éxito y recibió dos Premios Oscar de trece nominaciones.

2.- El club de la lucha (Fight Club, 1999)

Imagen © Splendor Films.

Es difícil hablar de esta película sin quitarle toda la magia, así que diremos que el protagonista es un personaje interpretado por Edward Norton, que harto de la rutina diaria monta junto a Tyler Durden (Brad Pitt) un club secreto de lucha que les permita sentirse libres durante unos minutos. David Fincher firma una película arrolladora, de mensaje ambiguo que necesita más de un visionado para abarcar todos sus matices y que el tiempo ha convertido en cinta de culto. En ningún momento de la película se menciona el nombre del protagonista que es el narrador de la historia.

1.- Drive (2011)

Imagen © FilmDistrict.

Ryan Gosling nunca lució más enigmático y magnético que en Drive, será la inexpresividad de su rostro o esa cazadora dorada, el caso es que está película de Nicolas Winding Refn es todo un ejercicio de estilo, lleno de imágenes estilizadas e impactantes que va camino de convertirse en film de culto (si no lo es ya). El personaje de Gosling no tiene nombre, para su jefe en el taller mecánico (Bryan Cranston) es el “chico”, para los que le contratan en sus otros trabajos es el “conductor”, el mismo nombre que aparece en los títulos de crédito (driver).

Beatriz.

Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: