h1

La forma del agua (“The shape of water”, 2017)

21 febrero 2018

Guillermo del Toro (La Cumbre Escarlata) escribe y dirige este maravilloso drama romántico de fantasía que arrasó en las nominaciones a los Premios Oscar al optar a trece galardones. La forma del agua se queda así a una sola candidatura del récord de catorce que comparten La La Land, Titanic y Eva al desnudo, compitiendo en todas las categorías más relevantes. Ha ganado el León de Oro a la mejor película en el Festival de Venecia, dos Globos de Oro (mejor director y banda sonora original), tres Premios BAFTA (mejor director, música original y diseño de producción), el American Film Institute (AFI) la ha designado como una de las diez mejores películas del año y un sin fin más de nominaciones y premios que la colocan como una de las películas del año.

Elisa Esposito es una joven muda que se comunica por lenguaje de signos y vive sola en un pequeño apartamento encima de una sala de cine en Baltimore. Elisa trabaja por las noches como limpiadora en un laboratorio que se encuentra en unas instalaciones de alta seguridad del Gobierno, durante los años 60, en plena Guerra Fría. Las únicas personas con las que se relaciona son su vecino Giles, un ilustrador gay que no consigue vender sus dibujos, y Zelda, una compañera de trabajo que le hace de intérprete.

Una noche llega al laboratorio una extraña criatura anfibia con aspecto humano que ha sido capturada en Sudamérica. Elisa siente curiosidad por ella y empieza a visitarla en secreto, comparte su comida, le pone música y terminan estableciendo un vínculo especial con ellos. El científico Robert Hoffstetler se ha dado cuenta que la criatura responde a los estímulos positivos y quiere estudiarla, pero el coronel Richard Strickland, jefe de seguridad, quiere diseccionarla. Cuando Elisa se entera de los planes de Strickland, pide ayuda a Giles para sacar a la criatura del laboratorio e intentar liberarla.

Guillermo del Toro ha reconocido que para escribir este guion se ha inspirado en sus recuerdos de infancia de La mujer y el monstruo (Creature from the Black Lagoon, 1954). La forma del agua se siente como un homenaje a esas películas de monstruos de los años 50, pura serie B, que le han convertido en el cinéfilo que es hoy. De nuevo nos regala otra de sus declaraciones de amor al cine con un mundo lleno de elementos fantásticos que sitúa en los Estados Unidos de la Guerra Fría, con la paranoia comunista, el racismo, la homofobia y el miedo a lo desconocido como contexto histórico. Mezclando un amor sobrenatural, con espías rusos, científicos locos y criaturas potencialmente peligrosas, consiguiendo el equilibrio perfecto entre terror fantástico y romanticismo.

Y todo sin dejar de ser un cuento tierno e hipnótico que habla de diversidad, de amor sin condiciones, sentimientos sinceros, sacrificio, realidades distintas a la nuestra, intolerancia, compasión y empatía. Del Toro es especialmente hábil a la hora de coger todos esos elementos, combinarlos y vincularlos con el presente de la manera más sutil. Una historia donde la protagonista es muda, su vecino es gay, su mejor amiga negra, la compañera que siempre protesta (Yolanda) es latina, el dependiente de la pastelería canadiense, el dueño del cine tiene un marcado acento extranjero, los rusos son los villanos, incluso la criatura es de América del Sur. El único que es realmente norteamericano es el malvado coronel Strickland, un tipo racista, machista, egoísta, autoritario y nada compasivo. Parece que la sociedad estadounidense tiene los mismos miedos ahora que entonces.

Aunque lo que realmente hace especial esta película es como el director mexicano consigue reinventar los códigos del género con su portentoso lenguaje visual y sus poderosas imágenes. El diseño de producción y el vestuario consiguen que lugares pequeños y personas insignificantes luzcan grandes y hermosos. Y esa multitud de pequeños detalles que llenan la historia de encanto y ternura: la rutina al levantarse de Elisa (masturbación incluida), que viva encima de un sala de cine, que su amiga hable por dos, ese flamante Cadillac color turquesa, la tarta de lima, los discos de jazz… A los que habría que añadir algún momento más “gore”, pues esta fantasía tiene tintes de terror: un gato al que se comen vivo, unos dedos amputados y el coronel Strickland haciendo el amor con su mujer (si amigos, es una escena que querréis borrar de vuestra mente).

Que Sally Hawkins es una actriz excepcional no debería sorprender a nadie, su maravillo trabajo en Blue Jasmine o Maudie lo demuestran y su segunda nominación al premio de la Academia es más que justa. Hawkins no necesita que su personaje hable para que entendamos sus sentimientos, sus miedos, su ilusión y su felicidad ya que están presentes en la elegancia de sus gestos y la manera de mover su cuerpo. Verla interactuar con la criatura (Doug Jones), a través del lenguaje de signos o mediante la música, deja escenas llenas de magia y poesía.

Octavia Spencer (Zelda) y Richard Jenkins (Giles) no son meros actores de reparto, sus personajes están perfectamente dibujados. Conocemos muchos detalles de sus vidas, en el caso de Jenkins de la manera más sutil e ingeniosa, a base de pequeños detalles. Mientras que la genial Octavia Spencer tiene un personaje que está a medio camino entre el de Criadas y señoras y el de Figuras ocultas. Una negra y un homosexual que ponen el toque político pues dejan patente que hay cosas que nunca cambian, por muchas libertades civiles que se consigan.

Michael Shannon (Take shelter) es uno de los actores con más talento de su generación capaz de adaptarse a cualquier registro, aunque su imponente figura amenazadora le convierte en un magnífico villano. En este caso es el perfecto norteamericano, patriota y hombre de familia que resulta ser un tipo mezquino y despreciable pues disfruta torturando, acosa sexualmente a las empleadas y trata con desprecio y superioridad a todos lo que le rodean. Michael Stuhlbarg es el científico encargado de estudiar a la criatura que resulta ser un espía ruso con buen corazón. Stuhlbarg no se puede quejar del año que lleva pues ha participado en tres producciones aclamadas por la crítica y nominadas al Oscar a la mejor película: Call me by your name, Los archivos del Pentágono y La forma del agua.

Imágenes © Twentieth Century Fox.

Una bonita fábula sobre el amor y la diversidad que tiene más de lo que se ve a simple vista. Quizás, los monstruos sí que existen y no son los que tienen el cuerpo cubierto de escamas.

Título original: The shape of water.
Dirección: Guillermo del Toro.
País: EE.UU.
Año: 2017.
Duración: 119 min.
Género: Fantástico, drama, romance, thriller.
Intérpretes: Sally Hawkins, Doug Jones, Michael Shannon, Octavia Spencer, Richard Jenkins, Michael Stuhlbarg, Lauren Lee Smith, David Hewlett, Nick Searcy, Morgan Kelly, Dru Viergever, Maxine Grossman, Allegra Fulton, Amanda Smith, Cyndy Day, Dave Reachill.
Guion: Guillermo del Toro, Vanessa Taylor.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía: Dan Laustsen.
Productora: Bull Productions, Fox Searchlight.
Distribuidora: Twentieth Century Fox España.
Calificación por edades: No recomendada para menores de doce años.

Beatriz.

Anuncios

2 comentarios

  1. […] par de escenas juntos. Entre el resto de soldados, destacar la participación de Michael Shannon (La forma del agua) el más veterano de todos siempre dispuesto a apoyar y dar consejo a los compañeros. Michael […]


  2. […] su misión, pero en el proceso se enamora de ella. Tan fascinante como siempre, Michael Shannon (La forma del agua) interpreta al ideólogo de toda la trama. Un espía israelí que lleva a cabo su plan con una […]



Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: