h1

El hombre que mató a Don Quijote (“The man who killed Don Quixote”, 2018)

1 febrero 2019

Terry Gilliam (Miedo y asco en Las Vegas) lleva unos treinta años intentando sacar adelante su particular adaptación cinematográfica de la novela más conocida de Miguel Cervantes, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Comenzó a trabajar en el proyecto en 1989, pero no encontró financiación hasta 1998. Empezó a rodar en el año 2000, en Navarra, con Jean Rochefort, Johnny Depp y Vanessa Paradis encabezando el reparto. Aunque diversos problemas (inclemencias meteorológicas, la enfermedad de Rochefort, problemas con el seguro…) cancelaron la producción. Intentó retomar el proyecto en 2003 y 2016, pero siempre surgían inconvenientes que hacían suspender la producción.

En marzo de 2017, por sorpresa, se anunciaba que el rodaje estaba de nuevo en marcha, esta vez con Jonathan Pryce y Adam Driver en los papeles principales. Una coproducción entre Reino Unido, España, Francia, Portugal y Bélgica cuyo rodaje terminaba en junio de 2017, diecisiete años después del inicio del proyecto original. La película se estrenó en la clausura del Festival de Cannes de 2018 donde fue bien recibida, aunque disputas con uno de los productores (Paulo Branco) impidieron que compitiera por la Palma de Oro. Esta disputa legal entre Gilliam y Branco también ha impedido que la película se estrene en algunos países, incluido Estados Unidos donde no llegará hasta marzo de este año. Parece que la maldición no abandona el proyecto ni una vez rodado.

Toby es un arrogante director de anuncios que se encuentra en España rodando una campaña publicitaria. Una noche descubre un viejo DVD de una película que rodó en la zona diez años atrás, cuando era un joven estudiante, titulada El hombre que mató a Don Quijote. Toby se acerca al pueblo donde rodó en su juventud y busca a los actores que trabajaron en el proyecto. Descubre que Javier, un zapatero que convenció para que interpretase a Don Quijote, ha perdido la razón y trabaja en una atracción turística creyéndose el verdadero Don Quijote. Cuando Javier ve a Toby le confunde con Sancho Panza y a Toby no le queda más remedio que acompañarle en su delirio para evitar que pueda sucederle algo malo.

Se podría pensar que cuando alguien tarda tanto tiempo en terminar un proyecto tiene muy claro que quiere contar y como, no parece ser el caso. Esta libre adaptación de la obra de Cervantes tiene momentos que son realmente brillantes, especialmente la narrativa metacinematográfica y lo brillante del planteamiento al enlazar auténticos episodios de la novela con el surrealista y absurdo viaje de Toby por tierras castellanas. Sin embargo, otros pasajes se sienten caóticos y desordenados, un exceso de ideas extravagantes y locas a las que cuesta encontrar coherencia. Aunque ¿quién sabe?, quizás el plan de Gilliam era ese desde el principio. Aquí parece que ha gustado a los académicos pues ha recibido cinco nominaciones a los Premios Goya, todas en apartados técnicos.

Jonathan Pryce interpreta a este zapatero español que se cree Don Quijote y Adam Driver al publicista cínico y desilusionado que tiene un arco narrativo fascinante. Las interacciones entre ellos, el contraste anacrónico de sus personajes y su buen hacer son, sin duda, lo mejor de la cinta. Consiguen que nos importe lo que pueda suceder con sus personajes, manteniendo el interés por ver cómo termina su aventura. No puedo decir lo mismo de Stellan Skarsgård y Olga Kurylenko, que interpretan al insensible jefe de Toby y a la sensual novia de este. Unos personajes que representan la falta de moral y el cinismo de la cultura del entretenimiento actual, pero lo hacen con unos estereotipos sexistas que se sienten anticuados.

El elenco lo completan muchos actores españoles, Óscar Jaenada es uno de los que tiene un mayor protagonismo como un simpático gitano que aparece de forma recurrente a lo largo de la aventura. Jordi Mollà es un cruel empresario ruso que tiene negocios con el jefe de Toby. Mollà hace muy bien de villano, pero me temo que le están encasillando. También podemos ver a Rossy de Palma, Sergi López, Jimmy Castro, William Miller y Alberto Jo Lee. La actriz portuguesa Joana Ribeiro interpreta a Angélica, una joven que trabajó con Toby en su película de juventud y con la que se reencuentra. Un personaje interesante que termina por decepcionar.

Imágenes © Tornasol Films, Carisco Producciones.

Película extraña y arriesgada que tiene su encanto y seguramente, guste a los incondicionales de Gilliam. El resto puede sentir frustradas sus expectativas.

Título original: The man who killed Don Quixote.
Dirección: Terry Gilliam.
Países: Reino Unido, España, Francia, Portugal, Bélgica.
Año: 2018.
Duración: 133 min.
Género: Aventuras, comedia.
Intérpretes: Jonathan Pryce, Adam Driver, Olga Kurylenko, Stellan Skarsgård, Joana Ribeiro, Óscar Jaenada, Jordi Mollà, Rossy de Palma, Jason Watkins, Paloma Bloyd, Hovik Keuchkerian, Sergi López, Mario Tardón, Joe Manjón, Bruno Sevilla, Patrik Karlson, Viveka Rytzner, Lídia Franco, Maria d’Aires, Juan López-Tagle, Jimmy Castro, William Miller, Alberto Jo Lee.
Guion: Terry Gilliam, Tony Grisoni, basado en la novela de Miguel de Cervantes.
Música: Roque Baños.
Fotografía: Nicola Pecorini.
Productora: Tornasol Films, Entre Chien et Loup, Ukbar Filmes, Proximus, Recorded Picture Company (RPC).
Distribuidora: Warner Bros Pictures España.
Calificación por edades: No recomendada para menores de doce años.

Beatriz.

Anuncios

Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: