h1

Nación salvaje (“Assassination nation”, 2018)

27 marzo 2019

Estrenada en el Festival de Sundance de 2018, Nación salvaje también pasó por otros festivales, como Toronto, Londres o Sitges. Después de conseguir distribución en Estados Unidos y varios países europeos llega a España de la mano de Versus Entertaiment. Se trata del segundo largometraje de Sam Levinson (Another happy day, 2011) en el que nos ofrece un trasgresor retrato de la juventud actual, la de los nativos digitales, con todos los peligros que eso conlleva.

En la ciudad de Salem, Lily Colson y sus amigas Bex, Em y Sarah están en el último año de instituto. Son cuatro chicas desinhibidas y alegres con los problemas propios de su edad. Un día salen a la luz fotos del alcalde del pueblo, un tipo conservador y anti gay, en las que se le ve travestido y acompañado de hombres. El alcalde ha sufrido un pirateo informático y termina suicidándose al no soportar la presión de los medios de comunicación. La siguiente víctima del pirata es el director del instituto, publicándose todas las fotos de su teléfono móvil. Las fotos en el baño con su hija de seis años son las que causan más impacto y la gente le acusa de pedofilia, pero él se niega a dimitir pues considera que no hay nada lascivo en bañar a su propia hija.

La policía interroga a Marty, un chico del instituto, sobre los pirateos pero es entonces cuando se realiza un enorme volcado de datos con información de la mitad de habitantes del pueblo. Muchos secretos salen a la luz, incluidas las fotos eróticas que Lily enviaba a un adulto con el que se escribía mensajes. Aunque a Lily no se le ve la cara en las fotos, su novio la reconoce y no se lo toma muy bien. Tampoco sus padres que la echan de casa. Todo el pueblo está enloquecido por la cantidad de secretos que ahora son públicos y mucha gente empieza a tomarse la justicia por su mano. La cosa empeora cuando un grupo enmascarado tortura a Marty que termina confesando que la dirección IP desde la que se realizaron los pirateos está en la casa de Lily.

Las primeras imágenes de la película son una advertencia sobre el contenido que vamos a ver: violencia, masculinidad tóxica, sexo adolescente, homofobia, uso de armas, amenazas, lenguaje ofensivo, consumo de drogas y alcohol, asesinato. Todo enmarcado en la ciudad de Salem y con cuatro adolescentes como protagonistas, ¿una caza de brujas?, podríamos decir que sí. Con una estética colorida y luminosa, no exenta de simbolismo, Sam Levinson asalta los valores estadounidenses actuales de una manera inteligente y mordaz, con cierto sentido del humor y mucha violencia gratuita. Una llamada de atención sobre la doble moral y la hipocresía que tan asentada está en nuestra sociedad, resumido de manera brillante en la escena del discurso de Lily delante de la bandera de Estados Unidos.

En el fondo, es una excusa para poner de manifiesto el impacto de internet en nuestras vidas, sobre todo las mentiras de internet o, peor aún, las verdades a medias y las falsas acusaciones que se dan por ciertas sin cuestionar nada más. Lo fácil que es arruinar una vida o una reputación cuando no se miden bien las consecuencias de nuestros actos, en este sentido el final es brutal. Levinson lleva todo esto al extremo y el último tercio se convierte en un caos de violencia al estilo de The purge, demasiado perturbador, sangriento y gore que ya no se siente tan real. Hasta que el autor de las filtraciones explica porque lo hizo, dándonos de bruces de nuevo con una realidad que da miedo.

Odessa Young es Lily Colson, la adolescente que se ve señalada por los habitantes de este pueblo ansiosos de venganza. No recuerdo haber visto a esta actriz anteriormente y me ha gustado mucho, su trabajo es bastante correcto: una joven de su tiempo, conectada a las redes sociales y desconectada de todo lo demás. Un forma de comportarse propia de los jóvenes del nuevo milenio, que comparte con sus compañeras de guion. Suki Waterhouse, como Sarah, la cantante Abra interpretando a Em y la actriz transgénero Hari Nef que resulta perfecta dando vida a Bex. El reparto se completa con el siempre aterrador Bill Skarsgård, una pequeña y divertida participación de Bella Thorne, Maude Apatow y Jennifer Morrison.

Imágenes © Versus Entertaiment.

Inquietante y descarada sátira de la naturaleza humana en la era digital que muestra con crudeza el mal uso generalizado de las nuevas tecnologías y sus consecuencias.

Título original: Assassination nation.
Dirección: Sam Levinson.
País: EE.UU.
Año: 2018.
Duración: 110 min.
Género: Thriller, comedia negra.
Intérpretes: Odessa Young, Abra, Hari Nef, Suki Waterhouse, Bella Thorne, Bill Skarsgård, Maude Apatow, Susan Misner, Joel McHale, Anika Noni Rose, Cody Christian, Colman Domingo, J.D. Evermore, Noah Galvin, Joe Chrest, Kelvin Harrison Jr., Cullen Moss, Danny Ramirez, Lukas Gage, Jeff Pope, Jennifer Morrison.
Guion: Sam Levinson.
Música: Ian Hultquist.
Fotografía: Marcell Rév.
Productora: Foxtail Entertainment, Phantom Four, Bron Studios, Creative Wealth Media Finance.
Distribuidora: Versus Entertaiment, S.L.
Calificación por edades: No recomendada a menores de dieciséis años.

Beatriz.

Anuncios

Aquí puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: